La atacaron 10 varones por ser lesbiana y está presa por defenderse

La atacaron 10 varones por ser lesbiana y está presa por defenderse

Analía “Higui” de Jesús fue abusada y golpeada por vecinos que solían hostigarla por su elección sexual, en un barrio humilde de Bella Vista, San Miguel. Ella se defendió con un cuchillo casero y mató a uno de los agresores. Organizaciones y familiares denuncian a los agresores y a la Justicia que la acusa de homicidio sin tomar las pruebas que indican que actuó en legítima defensa.

Compartir

Analía “Higui” de Jesús fue abusada y agredida por 10 varones que solían hostigarla por el solo hecho de ser lesbiana, en un pasillo a la salida de la casa de un amigo, en un barrio humilde de Bella Vista, San Miguel. Ella se defendió con un cuchillo casero que llevaba consigo para defenderse, ante las constantes agresiones por su elección sexual. La única puntada que propinó en medio de la golpiza mató a uno de sus agresores. Cuando llegó la Policía, yacía golpeada e inconsciente. La metieron presa sin hacerle una revisión médica. Y la acusaron de homicidio, sin tener en cuenta que actuó en legítima defensa y sin actuar contra sus agresores que hoy siguen libres. Así lo denuncian sus familiares, amigos y organizaciones sociales, de género y diversidad, que reclaman Justicia.

El terrible hecho ocurrió el 16 de octubre pasado por la tarde, en el barrio Marilo, de Bella Vista. Pero recién se conoció en los últimos días, luego de la denuncia pública que hicieron las organizaciones.  “Vas a conocer lo que es bueno”, recuerda que le decían, mientras la golpeaban y la amenazaban con empalarla.

No era la primera vez que había sido atacada. “La agredían por lesbiana cada vez que la cruzaban en el barrio. Una vez le incendiaron la casa. Por eso llevaba siempre consigo un cuchillo casero para defenderse”, relata Carolina Abregú, de Defensorías del Género. Y agrega: “No la mataron porque un vecino se metió cuando le estaban por romper un adoquín en la cabeza”.

“Ella había perdido el conocimiento, cuando llegó el patrullero, se la llevó presa y la violentaron nuevamente. La metieron en el calabozo sin atención médica, a pesar de los golpes externos e internos: estaba toda morada y gritaba de dolor”, cuenta Abregú. Estuvo encerrada en la Comisaría 2 de San Miguel durante varios días sin atención. Al tercer día, cuando su familia pudo visitarla, le tomó las fotos que acompañan esta nota.

Actualmente, Higui está detenida en un destacamento de mujeres en San Martín. Su causa es llevada adelante por la UFI 25 de Malvinas Argentinas. “La carátula es por homicidio. La fiscal no juntó las pruebas suficientes. Sólo se basa en el testimonio de cuatro testigos que son, precisamente, cuatro de los agresores. No llamaron a otros testigos, muchos de los cuales están amenazados por los atacantes, al igual que la familia de Jesús”, relata Abregú.

“Al caso lo conocimos de casualidad, cuando fuimos a entrevistarnos con otra víctima en el mismo destacamento donde está Jesús. Ahí la conocimos y nos contó su historia. Su familia es muy humilde. Si nosotras no interveníamos, nunca se hubiese animado a hacer público el caso por las constantes amenazas que reciben”, cuenta.

El martes pasado, por caso, las organizaciones que trabajan por revertir el fallo que condenó a Jesús, fueron agredidas por los abusadores de Higui y sus familiares en la Fiscalía de Malvinas, donde asistieron a pedir una copia del sumario y a conocer el avance que lleva adelante su abogada defensora que actuó de oficio. “Fue terrible: nos insultaron en el hall, y cuando salimos había gente en los alrededores agrediéndonos. Tuvo que intervenir la Policía”, relata Abregú. Y cuenta que no tuvieron acceso al expediente y que la abogada de oficio está de vacaciones. “La acusan de homicidio y en el expediente sólo dice que la muerte fue por una discusión entre Jesús y el agresor fallecido. Las irregularidades en la investigación están por donde las mires”, agrega.

Las organizaciones que forman parte de la mesa de trabajo por Justicia por Hugui – Analía de Jesús (FOL, Defensoría LGTB, Defensorías de Género, Diversidad del Municipio de Hurlingham, Asociación de Travestis Argentina, Tortas del barrio, Pan y Rosas, La Cámpora, MST, Las Fulanas, Federación LGTB, Inclusión del Municipio de Hurlingham) buscan tener acceso a la causa y conseguirle una defensa, además de dar a conocer el caso que califican como violencia de género, lesbofobia y violencia institucional.

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta