El femicidio de Melina Romero: los acusados no irán a juicio

El femicidio de Melina Romero: los acusados no irán a juicio

La fiscal de la causa aduce no tener pruebas ya que se comprobó en el juzgado de menores que la única testigo miente. La adolescente de 17 años había ido a bailar a San Martín y apareció muerta un mes después.

Compartir

Melina Romero, una adolescente de 17 años, había ido a festejar su cumpleaños a un boliche de San Martín y no se supo más de ella. Su cuerpo apareció un mes después, a orillas de un arroyo cerca del predio de la Ceamse de José León Suárez, con signos de haber sido abusada. Su caso fue noticia en todo el país y se convirtió en emblema de la lucha contra la estigmatización mediática de las jóvenes del conurbano. Hoy, está al borde de quedar impune.

La fiscal de la causa, María Fernanda Billone, desistió de mandar a juicio a las tres personas que estaban acusadas. El argumento es que la investigación se basó en los dichos de la única testigo, Melody, y en el juzgado de menores comprobaron que las declaraciones fueron falsas.

Al considerar como falso testimonio a la único testigo, la causa se quedó sin pruebas para enviar a juicio a los únicos acusados: Joel Fernández, alias “Chavito”; Elías Fernández, conocido como “Narigón”; y el pai César Sánchez, quienes continuarán en libertad. Ana María, la mamá de Melina expresó todo su dolor en declaraciones a C5N “Yo no entiendo. Parece entonces que mi hija se violó sola, se golpeó sola, se suicidó. Es una locura esto”.

El crimen ocurrió en 2014 y fue uno de los emblemas de la lucha contra los femicidios y contra la estigmatización mediática. Melina fue vista con vida por última vez el 24 de agosto de ese año, cuando salió del boliche “Chankanab” del partido de San Martí­n, adonde habí­a ido a festejar su cumpleaños. La Policí­a inició su búsqueda hasta que un mes después fue hallada asesinada a orillas del arroyo Morón, a pocos metros del predio de la Ceamse, en la localidad de José León Suárez.

Los primeros resultados de la autopsia establecieron que Melina habí­a fallecido por “sofocamiento”,  provocado entre 20 y 25 dí­as antes de ser encontrado su cadáver, pero hasta hoy la mecánica de la muerte no está clara debido al avanzado estado de putrefacción en que se hallaba el cuerpo.

Según la testigo clave, Melina fue asesinada durante una “fiesta” de sexo, drogas y alcohol en una casa de la localidad bonaerense de Pablo Podestá a la que ella concurrió y luego transportada dentro de una bolsa, en un auto, hasta el arroyo donde fue hallada.

Dejar una respuesta