La impunidad de Szpolski: ahora hace negocios con Vidal

La impunidad de Szpolski: ahora hace negocios con Vidal

El ex candidato a intendente de Tigre por el kirchnerismo sigue gozando de protección y de favores políticos y judiciales tras el vaciamiento del Grupo 23 y la estafa múltiple a 800 trabajadores. Su nueva empresa de seguridad recibió un contrato directo de 475.000 dólares para capacitar a la Policía bonaerense. En el mercado cuesta 200.000.

Compartir

El estafador múltiple Sergio Szpolski, ex candidato a intendente en Tigre por el FPV, ahora hace negocios con el gobierno de María Eugenia Vidal, de Cambiemos. A pesar de haber llevado, junto a Matías Garfunkel, un ilegal vaciamiento del Grupo 23 -y de haber estafado a más de 800 trabajadores, entre ellos a los trabajadores de El Argentino ZN-, el empresario goza de impunidad: no sólo nunca dio explicaciones en la Justicia, sino que además sigue viviendo de los favores del poder político de turno.

Así lo informó el diario Perfil, quien reveló que el 25 de noviembre pasado la Superintendencia de Institutos de Formación Policial aprobó el curso de SLS, a través de un contrato directo de 475.000 dólares, para capacitar a las Unidades de Patrullas Especiales GAD (Grupo de Apoyo Departamental) en Tiro con Pistola, Maniobras Sorpresa, Disparos a larga Distancia e Interrogatorio a Sospechosos. Lo curioso es que, además, en el mercado el servicio cuesta 200.000 dólares.

La empresa SLS Consulting & Training, fundada por militares israelíes para ofrecer equipos de seguridad y entrenamiento de defensa, fue traída a la Argentina por el propio Szpolski, quien tiene la propiedad de su sede en el país junto a Shmaya Avielí, ex director de Sibat. Sibat es una empresa israelí de exportación de material bélico y defensa exterior.

Consultado por Perfil, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, tovo una respuesta insólita: “Yo a Szpolski no lo vi”. Y dijo que no firmó contrato con SLS sino con Durby S.A.

“Durby y SLS son lo mismo: detrás de ambas empresas están Juan Matías Domínguez y Gustavo Karp. Domínguez fue señalado en varias oportunidades como testaferro de Szpolski y su domicilio legal es Lavalle 643, uno de los domicilios legales de Sergio Szpolski. Por su parte, Gustavo Karp aparece como empleado de Durby, mientras que en la tarjeta que reparte aparece como gerente de SLS”, señala el diario Perfil.

Casualmente, la dirección de la tarjeta es, además, Manuela Sáez 323, en Puerto Madero. En ese mismo edificio, por caso, funcionan las oficinas de Szpolski, donde los trabajadores del Grupo 23 marcharon varias veces, al igual que al Ministerio de Trabajo, para protestar por los salarios adeudados y sus puestos de trabajo.

Ritondo, además de negar el contrato, aseguró que no se pagó nada. Pero el informe clasificado al que accedió Perfil señala que fue un contrato directo por 475 mil dólares, cuando en realidad en el mercado ese servicio cuesta 200 mil.

Szpolski estafó a más de 800 trabajadores de varias publicaciones del Grupo 23, entre ellas Tiempo Argentino, Radio América, Infonews, y los zonales del diario El Argentino. En el caso de los trabajadores de El Argentino Zona Norte, tras varios meses de conflicto, les ofreció un acuerdo de desvinculación mentiroso, que fue firmado en el Ministerio de Trabajo pero que nunca se cumplió.

Dejar una respuesta