Felicaria y Genoveva, entre canotaje y literatura

Felicaria y Genoveva, entre canotaje y literatura

La Escuela De Canotaje del Arroyo Felicaria y la Biblioteca Genoveva festejó su primer cumpleaños. Hubo torta con forma de canoa, música y poesías, en el marco del segundo Festival Hortensias. Entre libros y canoas, se gesta la primera regata desde este rincón del delta sanfernandino.

Compartir

En la segunda edición del Festival Hortensias, sobre el Arroyo Felicaria del delta sanfernandino, hubo varios motivos para festejar. Pero sólo uno ameritó soplar las velitas sobre una torta con forma de canoa naranja. Porque allí, en un ámbito de música y libros gestado desde la Biblioteca Genoveva, se celebró el primer aniversario de la Escuela de Canotaje local. Con aplausos y remos en alto, sus protagonistas ya piensan en la primera regata del Felicaria, el próximo 5 de marzo.

El canotaje llegó a la Biblioteca Genoveva gracias a una obra de teatro. Se llamaba Ojo del Río y la interpretaba un grupo de artistas locales. Esa obra atrajo la atención de remeros de un club de Escobar, que llegaron de visita para ver el espectáculo. Desde entonces, se tejió un vínculo con canoas entre el Arroyo Felicaria y el Río Paraná. Y al poco tiempo nació una idea que se volvió realidad: una Escuela de Canotaje en este rincón del Delta, donde no había tradición de kayak.

“Fuimos desde la Biblioteca con la lancha llena de pibes. En Escobar nos regalaron dos kayak y empezamos a entrenar. Una de las chicas de la biblioteca es kayakista y trajo el suyo, yo compré uno y así empezamos a armar nuestra flota. Y los chicos se fueron acercando solitos, sin convocarlos. Ahora vienen a aprender todos los sábados”, cuenta Guillermina Weil, una de las coordinadoras del espacio, en diálogo con El Argentino ZN.

Hace una semana, la Biblioteca Genoveva se vistió de fiesta para la segunda edición del Festival Hortensias. La cita fue en el galpón que se encamina a albergarla próximamente, según un acuerdo con el Municipio de San Fernando que ya está encaminado, después de un largo tiempo de juicio y reclamos. En ese marco, una torta de cumpleaños con forma de canoa conmemoró el primer año de la Escuela de Canotaje local.

“Emocionados y juntos, nosotros, los pibes y los nueve kayakistas de Escobar, recorrimos desde el punto 0 de nuestra escuela que nació de ellos. Miramos un video con fotos del año, primera convocatoria, travesías, acampes, entrenamientos, regatas, nuestra flota. Siempre con la bibliolancha de escolta”, relata Guillermina. La torta-kayak llevaba la inscripción “Andá nomas”, nombre de su primer bote y del que será su primer libro.

Pero además, al Festival Hortensias llegaron de visita “poetas, vecinos, músicos, titiriteras, pibes, biblófilos”. Entre los poetas que se acercaron a leer estuvieron Silvia Castro, Catalina Boccardo, Yamil Dora, Daniela Pasik. Estrella López leyó su poema del libro Pie firme sobre cálido cielo, impulsado por Marisa Negri y Alejandra Correa desde el programa Poesía en la Escuela. Estuvieron también los títeres de “La Torcacita”, en manos de Amalia Boselli y Natalia Bindermeister. Los chamamés, relatos y poemas de Don Ángel, las melodías de los vecinos isleños Fernando Lernou, Luis Sampaoli y Carlos Lerner, y la lista sigue.

Mientas las lecturas y los paseos en canoa continúan, la Biblioteca Genoveva ansía la concreción de su mudanza para poder albergar más libros y lectores, y los flamantes kayakistas del Felicaria se preparan para lucirse en la que será su primera regata y para seguir tejiendo historias en el río.

Dejar una respuesta