Compartir

A un mes de haber denunciado pintadas y vandalismo en un local de Nuevo Encuentro en San Fernando, y de que un local de La Cámpora en Vicente López sufriera el mismo ataque, el episodio se repite en San Isidro. Pero, esta vez, la agresión llevó la firma del grupo neo-nazi Vanguardia Nacionalista. El mismo grupo que el lunes atentó contra un centro cultural de Nuevo Encuentro y Unidos y Organizados en La Plata.

Ayer, la fachada del local de NE en Talcahuano 2090, en Martínez, apareció con las pintadas “montochorros” y “abortistas” –a días del Encuentro Nacional de Mujeres, en el que participó este espacio político y donde el aborto legal, seguro y gratuito era una de las consignas principales-. Las pintadas llevan la firma de Vanguardia Nacionalista, igual que los grafitis que aparecieron a comienzos de semana en el Centro Cultural Vuelta de Obligado, en La Plata.

Desde NE advirtieron a través de un comunicado que “en lo que va del año, ya suman una larga lista los ataques contra locales partidario kirchneristas y persecuciones a militantes, incluyendo piedrazos, atentados con bombas molotov, y hasta disparos con balas de plomo a militantes en la una inauguración en Villa Crespo, que dejó dos heridas”. En Zona Norte, sin ir más lejos, el mes pasado dos locales fueron atacados en menos de 10 días: uno de La Cámpora, en Florida, y el otro de Nuevo Encuentro, en San Fernando.

“Este es un ataque a nuestras ideas y convicciones, una clara expresión de odio a lo que logramos en favor de las mayorías populares en 12 años de gobierno, a las banderas que defendemos, y no vamos a bajar”, señaló Celia Sarmiento, referente de Nuevo Encuentro San Isidro. “No tenemos dudas que el discurso violento y la constante degradación de la política que hace el gobierno macrista, hacen que estos grupos se sientan envalentonados y habilitados a cometer estos actos repudiables”, agregó.

Por su parte, el secretario general del partido en la provincia de Buenos Aires, Lucas Boyanovsky expresó: “Sería bueno que en lugar de espiar periodistas críticos, revisar las redes sociales de empleados del Estado, o perseguir pseudos terroristas por twitter, se ocupen de estos temas”.

Dejar una respuesta