Zona Norte dijo presente en el Encuentro Nacional de Mujeres

Zona Norte dijo presente en el Encuentro Nacional de Mujeres

Agrupaciones políticas de todos los colores, docentes, referentes sociales, militantes de base y legisladoras de del conurbano norte viajaron a Rosario para participar del encuentro número 31, que colmó la ciudad con más de 70 mil mujeres. Talleres, actividades recreativas y algunos altercaros para llegar a una cita que ya ocupa un lugar indiscutible en el calendario de lucha. La masiva marcha terminó, una vez más, con represión policial.

Compartir

Entre las más de 70 mil almas que llegaron desde todos los puntos del país a la ciudad de Rosario, para participar del Encuentro Nacional de Mujeres, las representantes de Zona Norte dijeron presente. En micros y autos que partieron el viernes por la noche y el sábado por la mañana desde el norte del conurbano, llegaron a la capital de Santa Fe para sumarse a la marea femenina que durante tres días debate sobre derecho al aborto, educación sexual, lucha contra la trata, efectos del ajuste sobre las mujeres y muchos etcéteras.

Desde Zona Norte partieron representantes del Frente de Mujeres Evita y de La Cámpora de Pilar, de Nuevo Encuentro San Isidro, de Patria Grande y el colectivo Ñanderoga de Vicente López, de Suteba Tigre, entre muchos otros espacios. El viaje y la llegada no fueron del todo fáciles para algunos. Referentes de la región del Plenario de Trabajadoras del Partido Obrero, por caso, tuvieron que lidiar con demoras y falta de cumplimiento en los micros asignados por parte del Consejo Nacional de Mujeres.

Punto de partida. Delegación de Patria Grande Vicente López, hacia Rosario.
Punto de partida. Delegación de Patria Grande Vicente López, hacia Rosario.

“A Zona Norte le habían dado tres micros, porque íbamos 150 compañeras de distintos distritos. Hasta el jueves a la noche o el viernes a la mañana no nos daban los datos exactos, seguíamos sin saber adónde citar a las compañeras. Finalmente nos dicen que saldríamos el sábado a las cinco de la mañana de Márquez y Panamericana, pero llegó la hora y los micros no aparecían”, relató Celeste D’Andrea, de San Miguel, en diálogo con El Argentino ZN.

Finalmente, después de cortes de calle por este mismo reclamo tanto en Capital como en Zona Oeste, los vehículos llegaron cerca del mediodía. Habían pasado casi seis horas del horario acordado y no fueron tres, como estaba establecido, sino dos. Por lo que varias mujeres debieron conseguir lugares para viajar con otras delegaciones. “Los choferes venían de viajar, estaban los micros sucios. El Estado los contrató sin constatar en qué situación, estaban yendo y viniendo a Rosario sin parar. En el kilómetro 120 uno se quedó y un micro de la delegación de Capital se quedó sin frenos y no hubo heridos de suerte”, señaló D’Andrea. Su delegación logró llegar a destino pasadas las cuatro de la tarde, habiéndose perdido la multitudinaria apertura y gran parte de los talleres.

Pero, claro, no todos fueron altercaros. El XXXI Encuentro Nacional de Mujeres colmó por completo la ciudad de Rosario, aunque los grandes medios de tirada nacional parecieron no advertirlo, y tanto los talleres como las actividades en paralelo en la Plaza San Martín y el Monumento a la Bandera tuvieron gran convocatoria.

Abrazos. Actividad de Ñanderoga en Plaza San Martín.
Abrazos. Actividad de Ñanderoga en Plaza San Martín.

En la Plaza, una de las actividades estuvo organizada por el colectivo Ñanderoga, que tiene un centro cultural y un bachillerato popular en Vicente López. Con una propuesta lúdica que apostó al trabajo desde lo corporal, los referentes de esa agrupación llenaron Plaza San Martín de abrazos, rondas y bailes. También desde Vicente López llegó una delegación de 60 militantes que partió el sábado a la mañana desde ese distrito del conurbano hacia Rosario, bajo el lema “seguimos construyendo un feminismo popular, mixto y disidente”.

En otro punto del masivo ENM, la referente de Suteba Tigre Gabriela Macauda coordinó uno de los talleres de Educación Sexual Integral. El tratamiento de este tema despertó tal interés que hubo cinco comisiones, con alrededor de 80 participantes cada una, debatiendo sobre la Ley de Educación Sexual Integral Nº 26.150: la principal crítica apuntó al artículo 5, que apunta a que la implementación dependa de cada institución.

Otro de los puntos que concentró la atención, ya desde el acto de apertura, fue la preocupación por las políticas de vaciamiento de programas sociales y los despidos en áreas dedicadas a las cuestiones de género y los derechos humanos. Una gran porción de críticas recayó sobre Fabiana Túñez, funcionaria de Cambiemos frente al Consejo Nacional de Mujeres, entre otras cosas porque aceptó que el presupuesto que se está discutiendo en el Congreso para el año que viene no contemple cuánto dinero habrá para ese espacio, que debe defender los derechos de las mujeres.

El primer Encuentro Nacional de Mujeres bajo gestión macrista mostró que cada vez son más quienes están dispuestas a organizarse para gritar ni una menos, vivas nos queremos, para exigir paridad, respeto a los distintos géneros y una larga lista de consignas. Y, por supuesto, Zona Norte dijo presente.

Tal como ocurrió el año pasado en Mar del Plata, la masiva marcha terminó con represión policial. Hubo gases y balas de goma, que causaron heridas a por lo menos tres periodistas y reporteros gráficos.

Dejar una respuesta