Compartir

En medio de la gira por teatros de todo el país y América, Babasónicos llega a Tigre para presentar “Impuesto de fe”, su primer disco en vivo, un trabajo entre acústico y experimental en el que versiona 25 años de carrera como cenit de una ola retrospectiva. El disco grabado en México, que inaugura el formato “Desde adentro”, se suma a un libro de fotografías inéditas del grupo realizado por Martin Bonetto; otro con testimonios de los propios protagonistas a cargo de Roque Casciero y la edición en vinilo de los primeros trabajos de la banda. “No soy mucho de mirar para atrás, prefiero ir siempre para adelante. Se me pasó tan rápido todo este tiempo que no lo puedo creer.”, reconoce el baterista Diego “Panza” Castellano en diálogo con El Argentino ZN.

-¿Cómo fue el trabajo de revisar la obra propia?

-Nos dimos cuenta que reversionar un tema es más difícil que hacer uno nuevo. Nos propusimos como consigna hacer versiones bien distintas a las originales y fue un lindo ejercicio, un juego, una excusa para hacer un disco en vivo. Por suerte el esfuerzo valió la pena y cuando salimos a tocar damos un show super pulido.

-¿Se redescubrieron como músicos?

-Un concepto que manejamos fuerte es desnudar la canción y tocar lo menos posible, pasarla por un filtro y hacer una síntesis. También pasamos por varios instrumentos, sobre todo Carca y Diego Uma; yo toco percusión, el gong, hay una búsqueda permanente que hace que sigamos siendo músicos. En estos casos se usa la frase “salir de la zona de confort”; pero es mucho más que eso. Es salir de la estructura que venimos haciendo hace 25 años

-Son un grupo acostumbrado a las grandes audiencias. ¿Cómo se llevan con los teatros?

-Es un aspecto novedoso de la gira, porque estamos tocando en los teatros típicos de las ciudades, muchos de ellos de principios del Siglo XX, que en muchos casos la gente que es del lugar tampoco los conoce. Es una especie de romanticismo clásico que nos entretiene un montón. En vez de ir atrás del sponsor de turno y de los lugares habituales de la música, volvimos a ser como éramos al principio y la gira superó nuestras expectativas.

-¿Por qué se demoró tanto el disco en vivo?

-Nos ofrecieron muchas veces para hacer el famoso unplugged para el canal de música, pero la idea nunca nos convenció. Hay un formato estándar de los acústicos, que tienen que tener cuarteto de cuerdas, la participación de un invitado especial… nosotros proponemos algo distinto y nos dimos cuenta que había que aprovechar esta oportunidad con este formato.

-¿El público entendió esta nueva etapa de Babasónicos?

– Yo creo que no se trata de entender la propuesta, sino de disfrutar, y en los shows la gente se recopa. Es raro como los fans tienen tanta data sobre las bandas, piden temas de “Pasto” por ejemplo, y eso está bueno. Es difícil seguir toda la carrera de un artista con el que te copaste de joven, te tiene que gustar mucho.

-¿Cómo vivís la edición de la obra de Babasónicos en vinilo?

-Me parece un lindo formato para preservar nuestra música. Nuestros primeros discos sólo se habían editado en CD y casete, y en lo personal, siempre escuché música en vinilo. Me desprendí de mis vinilos de adolescentes y me super arrepentí.

-¿Extrañan los conciertos más rockeros?

-Nos costó un montón formar parte de este experimento, pero un poco extrañamos el rock. Actualmente hay un barullo bárbaro y estamos viendo cómo nos acomodamos, como siempre lo hicimos. Lo bueno es que siempre vamos a tener canciones para hacerlo.

-Babasónicos presenta “Impuesto de fe” el viernes a las 21.30 en el Teatro Niní Marshall, Perú 1401 -Tigre-. Entradas desde $ 350 por el sistema Ticketek.

Dejar una respuesta