Indignación por nuevo caso de gatillo fácil en San Martín

Indignación por nuevo caso de gatillo fácil en San Martín

Víctor González era albañil, tenía 37 años, dos hijos y seis hermanos. El viernes fue a pagar sus deudas al almacén del barrio La Catanga y fue asesinado por la Policía en una persecución contra presuntos delincuentes. La balacera duró 40 minutos y dejó varios heridos. Familiares y vecinos del barrio preparan una movilización para pedir Justicia.

Compartir
El barrio quedó bañado de perdigones.

Víctor González tenía 37 años, dos hijos y seis hermanos. Trabajaba de albañil y vivía en el pequeño barrio de La Catanga, cerca del cementerio de San Martín. El viernes pasado, tras cobrar su sueldo, fue a pagar sus deudas al almacén de la vecina y se quedó en la vereda tomando unas cervezas con amigos. De un segundo a otro murió acribillado por la policía que ingresó al barrio en dos patrulleros persiguiendo a un grupo de presuntos delincuentes.

“Esa noche la policía rodeó el barrio, que tiene apenas una manzana, y se metieron por el pasillo donde estaba Víctor, un pasillo que tiene una sola cuadra literal. La balacera duró 40 minutos y dejó varios heridos”, relata a El Argentino ZN Mariano Montenegro, miembro de la Campaña Nacional contra la Violencia Institucional.

Cuando empezó la balacera, Víctor se agachó contra la pared del almacén. No hubo caso: una bala lo alcanzó, se quedó alojada en su tórax y lo mató. “Dos ambulancias llegaron para socorrerlo, pero la Policía no los dejó entrar. Recién una tercera pudo llevárselo, 40 minutos después”, agrega Montenegro.

“Dos ambulancias llegaron para socorrerlo, pero la Policía no los dejó entrar. Recién una tercera pudo llevárselo, 40 minutos después”

De la brutal balacera resultaron heridos varios vecinos, cuatro de ellos recibieron tuvieron que ser hospitalizados. Afortunadamente fueron heridas leves y ya fueron dados de alta. “Pero hay muchos más heridos por perdigones que quisieron socorrer a Víctor y al salir de sus casas fueron baleados por la Policía”, señala Montenegro.

El nuevo caso de gatillo fácil se conoce, precisamente, gracias a que familiares y amigos de Víctor se acercaron a la Campaña a contar lo que había ocurrido. Los vecinos contaron, incluso, que cuando empezaron a escuchar los ruidos de los disparos había varios niños afuera. Dentro del almacén, en cuya vereda fue asesinado Víctor, había dos chiquitos, según relató la dueña del lugar. Ella se puso en la puerta para no dejarlos salir, porque afuera estaban uno de sus hermanos, según informó Cosecha Roja.

victor-murga

“Vemos con alivio que la fiscal Ana Armetta (de la UFI 5 de San Martín) que lleva la causa separó a la Policía de la investigación y está dispuesta a investigar el caso seriamente. Pero junto a los familiares y vecinos del barrio buscamos justicia por Víctor, así que no vamos a dejar de estar detrás de la investigación”, agrega Montenegro. Y destaca la labor de la Campaña contra la Violencia Institucional en el distrito, donde Leonardo Grosso, Leonardo Rebolino, Vanina Pasik, entre otros, vienen trabajando fuerte.

El velorio de Víctor será recién esta tarde en el barrio y el viernes familiares y vecinos preparan una movilización para pedir Justicia.

El caso de Víctor se conoce pocas horas después del Relevamiento de Casos de Violencia Estatal (RECAVE), dado a conocer ayer por El Argentino ZN, que fue realizado por varias organizaciones de Derechos Humanos y que pone de manifiesto el avance de la violencia policial en los primeros seis meses del gobierno de Cambiemos.

El informe, realizado por el Centro de Estudios en Política Criminal y DD HH (Cepoc), con la colaboración de la Asociación Civil de Familiares de Detenidos en Cárceles Federales (AciFaD) y la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH), alerta sobre las políticas de represión hacia la protesta social, las detenciones arbitrarias y el aumento de casos de gatillo fácil.

Dejar una respuesta