Compartir

“Seguimos soñando” se titula el concierto que esta mañana realizarán las Orquestas y Coros del Bicentenario frente al Palacio Pizzurno, en lo que será una nueva protesta por el desmantelamiento de programas socioeducativos, y de la que participarán alumnos de Munro, además de docentes y directores de otras escuelas de Zona Norte.

“Hay un 50% de los profes del programa que no cobran desde marzo, además de que los sueldos son los mismos que del año pasado. Algunos cobramos hasta junio, nos deben dos meses a pesar de que presentamos las facturas y todo en tiempo y forma”, señala a El Argentino ZN David De Gans, director de la orquesta Infanto Juvenil que funciona en la Escuela N°17 Esteban Echeverría, en Munro, Vicente López. “Esta situación generó que algunos profesores renunciaran, por lo que quedamos equipos mucho más reducidos. Esos cargos, además, no fueron cubiertos. Esto genera que muchos chicos también hayan abandonado la orquesta: de 96 chicos que tenía en marzo, quedan unos 60 con toda la furia. Si seguimos así, no sé cómo llegamos a fin de año”, señaló.

Esta mañana, unos 30 chicos de la orquesta de Munro junto a David participaban tocando sus instrumentos del concierto grupal: una orquesta colectiva con cientos de niños y jóvenes de diferentes escuelas de la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires.

“El desgaste es total: lo que estamos resistiendo es el peor escenario que habíamos imaginado en marzo, cuando nos dejaron de pagar. Ahora pagan a algunos, a otros no, para desarticular la organización y dividir las manifestaciones que hacemos”, explica, por su parte, Nicolás Gabe, director de la orquesta que funciona en la Escuela Pública 33, en el barrio Independencia, de José León Suárez (San Martín). Y cuenta que en su orquesta, que supo tener a 109 chicos en marzo, ahora tiene entre 50 y 60, una merma que se vio acompañada del vaciamiento de programa socioeducativo: “Pasamos de tener clases tres veces a la semana a una sola, porque no podemos sostener sin que nos paguen. Y eso genera también que haya profesores que tuvieron que renunciar para conseguir un trabajo remunerado. Todo afecta a los chicos, que en algunos casos tengo que ir a buscar a sus casa para que no abandonen”.

Gabe opina que la situación no sólo es de “desgaste” y “profundización del vaciamiento”, sino que el programa, tal como se concibió, “no existe más”. “Ya no es programa de inclusión, sino de caza-talentos”, opina.

En mayo pasado, El Argentino ZN ponía de relieve la situación compleja que vivían los trabajadores de los programas socioeducativos que se realizan en diferentes escuelas públicas de todo el país, entre ellas Los Coros y Orquestas del Bicentenario. En Zona Norte, unos 500 chicos se veían afectados por entonces: hoy son muchísimo menos, al igual que los profesores y directores que renunciaron o los obligaron a hacerlo.

La situación es la misma que padecen trabajadores de otros programas de este tipo, como los Centros de Actividades Infantiles y Juveniles (CAI y CAJ), de la que también dio cuenta este portal, y que afecta a unos 2000 chicos en la zona.

El concierto colectivo se realizaba esta mañana, desde las 11, en el Palacio Pizzurno, ubicado en Pizzurno 935, CABA.

Dejar una respuesta