“Carla”, ¿un caso “Belén” en Pilar?

“Carla”, ¿un caso “Belén” en Pilar?

Una joven de 20 años llegó a la guardia de madrugada, por haber sufrido una pérdida. Los médicos evaluaron que había tenido un embarazo avanzado, pero ella y sus padres aseguraron que no. Alguien desde el hospital dio aviso a la policía. Organizaciones de género se acercaron al lugar.

Compartir

Una joven de 20 años ingresó al Hospital Sanguinetti de la localidad de Pilar por una emergencia obstétrica y fue denunciada por personal médico, sospechada de haberse realizado un aborto. La mujer quedó internada y, según referentes de organizaciones de género que se acercaron al lugar, fue “amenazada por el médico para que contara lo que hizo” antes de ser abordada por la policía.

“Desde Red de Mujeres y la Red de profesionales de la salud por el derecho a decidir queremos manifestar nuestro repudio frente a un nuevo caso de violación al deber de guardar secreto profesional en el Hospital Sanguinetti dependiente del Municipio de Pilar. Carla (nombre de fantasía para resguardar su intimidad) llegó en el día de ayer a la guardia del Hospital con una emergencia gineco-obstétrica. Fue atendida por el Dr. Christian Pesce quien luego de violentarla la denunció a la policía en violación a su deber ético y legal de guardar secreto profesional”, denunciaron las organizaciones a través de un comunicado.

Según contó a este medio un profesional del hospital, la chica llegó durante la madrugada a la guardia ginecológica, tras haber sufrido una pérdida. Los médicos que la atendieron determinaron que había habido un embarazo avanzado y retiraron la placenta, según asentaron en el libro de guardia. Pero tanto la joven como sus padres aseguran que no tenían conocimiento de un embarazo.

“Alguien le habrá avisado a la Policía lo que estaba registrado en el libro. El jefe de la guardia no sabía que se hubiera hecho ninguna denuncia y el fiscal dijo que no tenía que intervenir”, informó el profesional consultado. “Es un caso extraño”, dijo.

Familiares y amigos de la joven permanecían acompañándola, sin hacer declaraciones. Si bien en un primer momento se informó que le habían asignado custodia a la joven, hasta el cierre de esta nota se encontraba internada y con su familia. “Carla soportó tratos crueles, inhumanos y degradantes por parte de la institución de salud, en una triste repetición del caso Belén de la Provincia de Tucumán que ha puesto los ojos de la comunidad internacional sobre la Argentina”, alertaron las referentes.

“Entró una paciente con un incidente obstétrico y en la guardia la denunciaron. No sabemos qué dice la denuncia, no está en la Comisaría Primera ni en la Fiscalía, suponemos que está en la seccional que corresponde a su domicilio. La amenazaron para que confesara lo que había hecho y después llegó la Policía”, relató a El Argentino ZN la diputada Lucía Portos, quien se acercó al hospital junto a representantes de la Red de Mujeres y de distintas organizaciones del distrito sobre políticas de género.

“Exigimos la inmediata nulidad de todo lo actuado en perjuicio de Carla. También reclamamos acciones claras y concretas para reparar el daño generado y prevenir futuras violaciones de derechos a la Secretaría de Salud, en cabeza de Carlos Kambourian y a la Dirección de Violencia de Género conducida por Luciana Ruiz del Municipio de Pilar. Demandamos la inmediata revisión de este hecho, además de investigar y determinar la responsabilidad administrativa y sancionar a aquellos funcionarios/as públicos/as que hayan sido los causantes de esta nefasta acción”, reclamaron las organizaciones políticas y de género.

El caso recuerda al de Belén, nombre con el que se conoció a la joven tucumana que sufrió un aborto espontáneo, fue denunciada por los médicos, juzgada y condenada. Pasó casi 900 días presos hasta que los masivos reclamos que trascendieron fronteras contribuyeron a su liberación.

Dejar una respuesta