Compartir
Una postal del estudio ubicado en Benavidez.

“Al tango le agradezco haberme abierto un mundo lleno de vivencias, sorpresas, sensibilidad y también creatividad: amo mi profesión”. La sanisidrense María José Mentana, residente en Tigre, expresa en pocas palabras qué le aportó el tango a su vida profesional, que es casi la vida misma. Empezó a cantar a los nueve años y ya no paró. Recorrió el mundo al ritmo del 2 x 4 compartió escenario y vivencias con los grandes maestros y este año llegó el momento cosechar lo sembrado. Junto a su hijo, abrió este año un estudio de grabación y sala de ensayo, cumpliendo uno de sus sueños.

-¿Cómo surge la idea de armar MJ Espacio de grabación?

-De una charla con mi hijo Lucas. Queríamos seguir haciendo cosas juntos, más allá del escenario, y empezamos a soñar con armar un estudio de grabación que a la vez me sirva para enseñar y ensayar.

-¿Cuáles son las principales características del estudio?

-Contamos con una sala amplia y cómoda, donde el grabar o ensayar resulta agradable. Contamos con equipamiento de primer nivel, que nos permite grabar hasta 16 canales en simultáneo a un nivel profesional. Además, les brindo mi experiencia en la materia, ya son más de 45 años desde que empecé y ese es un plus que aporto con mucho amor.

rsz_vestido_negro (1)

-Tuvo la oportunidad de viajar mucho gracias a su profesión. ¿Qué enseñanzas recogió en ese camino y pudo implementar en el estudio?

-A lo largo de mi carrera he podido grabar en infinidad de estudios de grabación, lo que me da un respaldo importante a la hora de poder asesorar artísticamente a quién se acerque. Experiencias únicas que he podido vivir al lado de grandes artistas con quién compartí escenarios, quiénes me enseñaron y guiaron en este arte. Una de las mayores premisas que tomé de estas experiencias fue que, a la hora de grabar y o mezclar un disco, “menos es más”. Muchas veces en lo sencillo y natural está la clave para conseguir una buena toma o una buena canción, no hace falta agregarle mucho firulete al asunto.

 

El firulete conduce al tango, el ambiente en el que se formó desde muy pequeña. ¿Qué le aportó esa escuela?

-Tuve que aprender desde muy chica todo en un tiempo muy corto. Y eso me enfocó,  en la responsabilidad y la disciplina, pero no desde un lugar de riguroso. A pesar de mi corta edad,  era muy importante saber bien las letras, estar preparada y concentrada. Además crecí con muchos de los grandes referentes alrededor, que me han aportado valores como la amistad, la palabra, unos cuántos  trucos del oficio. Todas cosas que hoy les transmito a mis alumnos y que aplico en la vida diaria.

Mores (1)
Con Mores realizó una gira por Japón.

María José tenía nueve años cuando un productor la descubrió cantando en un restorán de San Isidro y la convocó para Grandes Valores del Tango, el programa por donde pasaba todo lo que tenía que ver con el 2 x 4, en una época muy diferente a la actual, de tele en blanco y negro y cifras de rating siderales. “Era todo más casero más artesanal, desde la búsqueda del repertorio a la comunicación con otros artistas”, recuerda la cantante, que ubica a cada época en su momento justo. “Gracias a la tecnología todo se hace más rápido, ágil y vertiginoso. No digo que sea mejor, pero es fabuloso  el acceso a la información con la que todos contamos hoy por hoy, y si es bien utilizada, es una ventaja”, agrega la cantante.

 

 

Con un recorrido musical ligado a los grandes maestros, María José Mentana se presenta hoy La Usina, en el marco del Festival Internacional del Tango, donde va a visitar la obra de Mariano Mores y Horacio Salgán, dos viejos conocidos que nos dejaron físicamente en el último tiempo y con los que la artista compartió buena parte de su carrera.

 

Salgan - Maria José (3)
Junto a Salgán, quien le confió material inédito

“Del maestro Mariano recuerdo que en los ensayos en su casa repasábamos los temas una y otra vez, hasta que él no sintiera que estaba como lo quería. De él me queda ese amor  por la profesión, por la música, por el escenario y por la gente que lo iba a ver. Esa sonrisa y ese entusiasmo permanente que demostraba de principio a fin”.
“Del  maestro Salgán tengo el recuerdo muy fresco de su creatividad, de su don de gente. Y que a pesar de haber decidido en los últimos años  no presentarse más en vivo, no se retiró de la música y seguía aportando maravillas. Tuve la dicha de compartir varias tardes de trabajo, en las que se sentaba al piano y tocaba los temas que él me ofreció para que yo grabe con mucho amor, sin ningún tipo de compromiso, recuerdo que me dijo ‘yo quiero que los cante si le gustan, nada más’. Era una persona muy sencilla, humilde, buena y conservaba una frescura intacta.

 

María José Mentana se presenta hoy a las 20 en la Sala Cámara de la Usina del Arte, Pedro de Mendoza 501 –CABA-. Con el espectáculo “Tangos a cuatro manos” revisará la obra de Mores y Salgán junto a los maestros Miguel Periro y Ariel Pirotti y Angel Pirotti. Invitados: Juan Alberto Pugliano, Emiliano Greco, Gabriel Mores y Fabián Bertero.

 

 

Dejar una respuesta