Compartir
Toda la fuerza de Tamesis en vivo. Foto: Daniela Cilli

Entrar en el mundo Tamesis es viajar en el tiempo. Formados en 2011 el circuito blusero y con una impronta en los sonidos negros de los 60 y 70, el grupo apela también al rock sureño y a la psicodelia para condimentar una propuesta que sus integrantes definen como rock and roll cósmico. Y ese viaje, una figura muy presente en el concepto de la banda, empieza al poner sus discos o asistir a sus conciertos.

Con un sexteto base, Tamesis puede mutar en big band o lograr un clima intimista, como se desprende de “Contra la corriente”, su tercer disco editado el año pasado que los posiciona como uno de los grupos más interesantes del under. “El fuerte de Támesis está en lo que se escucha” sintetiza el cantante  Guido Venegoni, antes de una nueva parada de la gira “Fuera de la gran ciudad”.

-¿Cómo nace la idea de tocar por el conurbano?

-No hay nada más lindo que viajar y conocer nuevas personas y nuevas historias. La premisa para este año era llevar la banda de fuera de capital, con entradas a bajo costo o gratuitos como el de Jack Flash. La situación está complicada para todos, y en capital, por una cuestión de costos, a veces no quedan otras opciones que cobrar una entrada más elevada.

-¿Qué mirada tenés de la escena under?

-Es un movimiento muy amplio, con un gran porcentaje de buenos músicos y buenas bandas. Estamos viviendo una era donde todo parece entrar por los ojos más que por las orejas, pero el fuerte de Tamesis está en lo que se escucha y es muy importante el momento del show. Como cantante, me gusta tener los ojos abiertos, ubicados en la gente y conectar: me llena el corazón cuando me dicen que sonamos de puta madre, porque ahí se ven todas las horas de ensayo y laburo de la banda.

-En cinco años pasaron tres discos, muchos conciertos y desafíos cada vez más grandes. ¿Cómo viven cada paso?

-Es una elección que mis amigos como yo tomamos hace un tiempo, seguro que con menos certezas pero no con menos emoción. En cinco años hicimos grandes cosas, y si seguimos siendo consecuentes hablaremos de una historia aún más grande. La música requiere de paciencia, no sólo para estudiarla, sino en otros aspectos. No nos apuramos, porque si tus tiempos corren rápido, es posible que terminen rápido también. Lo que sí sentimos es que damos pasos fuertes y en subida.

rsz_img_0144 (1)
Foto: Ana Quer

Dentro de ese andar firme, Tamesis fue superando cada desafío que se le puso adelante. El año pasado, el grupo abrió el show de Creedence en el Luna Park y hace una semana teloneó a Las Pastillas del Abuelo en el Estadio Atenas de La Plata. “Tenía terror, nunca se sabe qué puede pasar”, reconoce Guido, que ni bien salió a escena sintió la bendición del fervoroso público pastillero. “En un momento se nos cortó el sonido y la gente bailó al ritmo del saxo, la trompeta y la percusión. Fue un gran show y una sensación de éxtasis muy zarpada, pero que no tiene que ver sólo con la cantidad de gente. Cada show con Tamesis es especial, y puedo sentir los mismos nervios y la misma excitación en un lugar chico”.

-¿Qué expectativas tienen para lo que queda de 2016?

-Van a pasar cosas muy importantes de acá a fin de año, pero nada como tocar con M Clan el 29 de octubre en Vorterix. También seguiremos con más etapas de la gira “Fuera de la gran ciudad”, que siento que no va a terminar nunca: en todo caso, se va a transformar.

 

Tamesis se presenta hoy a las 22 en Jack Flash, -Libertador 14.199 Martínez- con entrada gratuita y en formato sexteto: Guido Venegoni en voz; Julio Fabbiani y Brian Figueroa en guitarra; Sacha Snitcofsky en bajo y Homero Tolosa en batería y Germán Caseres en pianos. Completan el grupo Federico Álvarez en saxo, Yair Lerner en trompeta y Florencia Andrada y Pilar Padin en coros.

Dejar una respuesta