Piden testigos para dar con los autores de una brutal golpiza en...

Piden testigos para dar con los autores de una brutal golpiza en Pilar

Un hombre fue atacado en una fiesta privada en Villa Rosa. Por los golpes que recibió, podría no volver a hablar. Su familia busca testigos para que la Justicia pueda actuar sobre los responsables y denuncia que los agresores amenazaron a los presentes para que no cuenten nada.

Compartir

Gerardo Durán podría no volver a hablar. La golpiza que recibió en una fiesta en Pilar fue tan feroz, que las secuelas podrían ser irreversibles y los médicos aún no saben si recuperará el habla. Mientras continúa internado en el Hospital Sanguinetti, su familia busca testigos que permitan identificar a los autores del ataque.

La agresión ocurrió el domingo 14, en una fiesta privada en una vivienda de Río de Janeiro y La Paz, en el barrio Pellegrini de Villa Rosa. Durán vive a dos cuadras de allí y asistió como invitado. Por motivos que su familia desconoce, se desató una pelea con un pariente del anfitrión. Según pudo reconstruir su hermano Jonathan, cuando comenzó el altercado “él agarró el casco de la moto para irse, pero cuando estaba saliendo se acercaron dos tíos del chico, invitándolo a pelear”. En declaraciones al programa Código Plaza (FM Plaza 92.1), Jonathan contó que “los tres comenzaron a agredirlo igual. Quiso correr hasta su casa y ellos salieron detrás, hasta que el menor, de 15 años, lo alcanzó pateándolo a la altura de las rodillas”. Ya derribado, lo golpearon con su casco y lo patearon en la cabeza, según describió el familiar.

En el entorno de Durán denuncian además que la ambulancia tardó en llegar y que, por sugerencia de los policías, los anfitriones de la fiesta movieron al herido y lo llevaron hasta su domicilio. La familia del agredido recibió relatos de algunos presentes, pero por temor nadie se presentó aún como testigo ante la Justicia. “No quieren declarar por miedo, porque dicen que son una familia violenta del barrio”, dijo el hermano. El fiscal Martín Casal, de la UFI 1, está a cargo de la causa, caratulada por “lesiones graves”. La familia Durán pide a quienes hayan visto el ataque que se presenten en esa unidad fiscal para que la Justicia pueda actuar sobre los responsables. Dos ya estarían identificados, pero no fueron detenidos.

“Que algún vecino dé un testimonio porque no tenemos ninguno, los únicos son de un menor y de mi sobrino, que es pariente. Hay más personas que vieron todo, llamaron a la policía, pero nos cuentan a nosotros, no quieren atestiguar. Dicen que el que le pegó la patada ya estuvo amenazando al que contara lo que pasó”, indicó Jonathan. Gerardo Durán tiene 33 años y dos hijos.

Dejar una respuesta