Vicente López, el segundo distrito en otorgar licencia por violencia de género

Vicente López, el segundo distrito en otorgar licencia por violencia de género

El Municipio efectivizó ayer, a través de un decreto, la incorporación de esta licencia especial, que fue elaborada y trabajada durante meses por la oposición y los sindicatos municipales del distrito. Además: avanza un proyecto para la creación de un hogar de abrigo, que promueve Mala Junta.

Compartir

La licencia especial por violencia de género es un derecho nuevo para las trabajadoras del municipio de Vicente López. Una adquisición que, aunque fue otorgada por el gobierno municipal a través de un decreto, fue celebrada ayer por la oposición, autora del proyecto del que el intendente Jorge Macri se hizo eco. De esta manera, el distrito se convierte en el segundo -después de Morón- en incorporar esta licencia especial.

Se trata, por caso, de un proyecto que presentó el concejal del Movimiento Evita Joaquín Noya, y que fue discutido con los cuatro sindicatos municipales del distrito, pero también con los concejales de todos los bloques, además de organizaciones sociales y ONG del distrito. Pero aunque el proyecto de ordenanza finalmente se archivó, se hizo a cambio del decreto firmado por intendente.

“Esto nos muestra que con la participación ciudadana se logra sacar buenos proyectos”, señaló Noya en diálogo con El Argentino ZN. Y agregó que gracias a esa participación de la ciudadanía, se logran que haya acuerdos entre la oposición y el oficialismo.

Según la nueva resolución municipal, cualquier trabajadora comunal podrá tomarse licencia por sufrir violencia de género, cuya duración será evaluada por los profesionales del Centro de la Mujer distrital. El Centro de la Mujer es, por caso, el organismo municipal encargado de recepcionar las denuncias de violencia de toda la comunidad de Vicente López, y de acompañar y derivar los casos.

Por un hogar de abrigo

Otro proyecto que busca obtener rápido impulso en el municipio es el de la creación de un hogar de abrigo en el distrito, destinado a salvaguardar a víctimas de violencia que, en situaciones de urgencia, deben abandonar sus hogares hasta tanto intervenga la justicia.

Se trata de un proyecto de ordenanza elaborado por la Colectiva Feminista Mala Junta, que depende del Movimiento Popular Patria Grande, y que también fue discutido y trabajado con distintas organizaciones políticas y del campo popular de Vicente López, y que será presentado en las próximas semanas en el Concejo Deliberante.

“Las políticas de género en el municipio no han cambiado, a pesar de los anuncios de la gobernadora (María Eugenia) Vidal y del presidente (Mauricio) Macri, sigue habiendo poco presupuesto para trabajar sobre los casos de violencia”, señaló a este medio Erica Porris, referente local de Mala Junta.

“Pensamos que es el momento de exigir que el municipio instale un hogar de abrigo para víctimas de violencia y sus hijos. Para eso convocamos a una mesa de trabajo con casi todas las fuerzas del campo popular del distrito, entre los que participaron Libres del Sur, el Movimiento Evita, Nuevo Encuentro, la colectiva feminista ARACA, el Partido Comunista, el ex concejal Walter Rojas y la concejal de La Néstor Kirchner Malena Cholakian”, explicó Porris. Y agregó: “Acordamos realizar un foro de presentación para mediados de septiembre, para presentar el proyecto a la sociedad, en otro ejercicio de democracia participativa”.

La militante feminista del distrito destacó que, según las estadísticas del Centro de la Mujer, en lo que va del año unas 700 mujeres se acercaron al organismo municipal para realizar alguna denuncia o consulta sobre situaciones de violencia. “Antes el municipio otorgaba un subsidio a las mujeres víctimas de violencia para salir de sus casas en casos de emergencia. Pero cortaron con eso, y creemos que es urgente crear un lugar de abrigo para estos casos, que sea secreto, y sabemos que el municipio cuenta con varios lugares que podrían ser destinados a la creación de un hogar”, señaló Porris. Y agregó: “Consideramos que refugiar a las mujeres es una solución parcial, pero necesaria para las mujeres que sufren violencia y que sus vidas pueden correr riesgo”.

Por otro lado, el proyecto también tiene un anexo para que el municipio acompañe a las mujeres víctimas de violencia en la búsqueda de salida laboral, o a través de un subsidio o de algún programa nacional o provincial, como el Ellas Hacen.

El proyecto fue elaborado acompañado de una campaña callejera que realizó Mala Junta, y que ya recopiló más de 1000 firmas de vecinos. “Vemos que se puede impulsar proyectos y avanzar a través de la construcción de marcos de unidad de organizaciones políticas, populares y desde el movimiento de mujeres”, concluyó Porris.

Dejar una respuesta