Perpetua para el acusado del femicidio de Belén Morán

Perpetua para el acusado del femicidio de Belén Morán

Alberto Sebastián Moreno fue condenado por el femicidio de su ex pareja, a quien en julio del año pasado degolló e hirió a cuchillazos y golpes en la cabeza en la localidad de Manzanares, de Pilar.

Compartir

Alberto Sebastián Moreno fue condenado ayer a la pena de prisión perpetua por el femicidio de su ex pareja, Maira Belén Morán, a quien degolló e hirió a cuchillazos y golpes en la cabeza en la localidad de Manzanares, de Pilar, en julio del año pasado. La joven, de 23 años, fue atacada en plena calle cuando se dirigía a realizar trámites por la denuncia por violencia de género que había iniciado contra Moreno. Este, a su vez, ya había violado el día anterior la restricción judicial que le impedía acercarse a 500 metros de  la víctima.

Por ello es que en el juicio también fue imputado el oficial mayor de la Policía bonaerense Lorenzo Suárez, quien tenía la orden de detener a Moreno por haber violado la restricción perimetral, pero no lo hizo. Cuando ocurrió el femicidio, la madre de Belén denunció públicamente que el crimen se podría haber evitado ya que el día anterior al asesinato el acusado fue hasta su casa a amenazarla a ella y a su hija y la policía no hizo nada.

La condena a la pena máxima del Código Penal fue impuesta por decisión unánime del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro, presidido por Osvaldo Rossi e integrado por Federico Ecke y Hernán San Martín, que dio a conocer la resolución en la tarde de ayer en la sede judicial ubicada en Ituzaingó 340.

Los jueces hallaron culpable a Moreno, de 27 años, del delito de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por haber sido cometido contra una mujer y mediare violencia de género, en concurso real con desobediencia” por haber violado la restricción perimetral solicitada por Morán, informó Télam.

La decisión del TOC 4 coincidió con el pedido formulado por la fiscal del juicio, Carolina Carballido Calatayud, y al que el abogado de la familia de la víctima, Esteban Ahumada Aguilar, adhirió sin modificaciones.

belen moran
Belén tenía 23 años y una hija en común con Moreno.

Por su parte, el abogado Héctor Roperto, defensor de Moreno, no cuestionó en su alegato la autoría del hecho, que ya había sido confirmada por dos testigos que reconocieron al imputado en el momento del hecho, y se limitó a solicitar que el acusado fuera considerado inimputable por uso de estupefacientes.

Mientras Moreno negaba con la cabeza al escuchar el veredicto, la madre de la víctima, Marilén Maldonado, rompió en llanto y celebró la resolución en silencio junto a los tres familiares que la acompañaron.

“Las pericias fueron muy contundentes” y “hubo testigos totalmente desinteresados y muy valientes” que “habían sido amenazados con anterioridad y contaron cómo había sido el ataque de Moreno y el escape posterior”, dijo la fiscal a la prensa cuando finalizó el juicio.

En la segunda audiencia del debate, los peritos que testificaron determinaron que Moreno posee una personalidad psicopática y que las lesiones que le inflingió a Morán dieron cuenta de la desmedida violencia ejercida. Además, en su alegato, Carballido Calatayud consideró que el hecho configuró un “femicidio”, ya que se demostró “el ciclo de violencia de género” al que había sido sometida su ex mujer durante la relación que mantenían.

La fiscalía recordó que Morán es una de las 275 víctimas de violencia de género que se contabilizaron en el país durante 2015, y que su deuda con ella la saldó pidiendo la pena máxima para Moreno. Carballido Calatayud consideró que “el balance es muy positivo” porque “alcanzar esta calificación legal es muy importante” para su fiscalía, especializada en violencia de género.

Sobre el policía condenado por no actuar ante la violación de la orden de restricción, la fiscal explicó: “A esta persona se le formó una causa penal y un sumario administrativo”. Y aclaró que “tanto el particular damnificado como la defensa entendieron que traerlo al debate no iba a ser producente, al contrario quizás, porque se iban a mezclar otras cuestiones que están siendo tratadas en otra causa”.

Morán fue asesinada el 29 de julio de 2015 en la esquina de Río Orinoco y Rodolfo de la Colina, en la localidad de Manzanares, cuando salía de la casa de su madre para realizar un trámite en el marco de las denuncias que venía presentando contra Moreno por amenazas y violencia de género.

Según los investigadores, Moreno, violando la orden de restricción perimetral que había conseguido la víctima, alcanzó a la chica y comenzó a atacarla con un cuchillo y a golpearle la cabeza contra el suelo. Tras asesinarla, el hombre huyó en bicicleta con el arma homicida y permaneció cuatro días prófugo hasta que lo detuvieron en el barrio Villa Verde, del mismo partido del norte del conurbano bonaerense.

La autopsia determinó que la víctima murió degollada con un profundo corte de 12 centímetros de largo y que también presentaba varias heridas punzo cortantes en sus manos y otras partes del cuerpo.

Dejar una respuesta