Compartir

“Soñé tanto con una medalla de dorada y se nos escapó dos veces. Estos Juegos, en los que veníamos de tan atrás, costo tanto trabajo haberlo logrado. Cuanto más cuestan las cosas, más se disfrutan”, contó un emocionado Lange, en charla con la prensa en Río luego deuna nueva gesta olímpica. Con el oro conseguido junto a Cecilia Carranza Saroli en la clase Nacra 17, el sanisidrense agigantó aún más su leyenda.

A los 54 años, Lange, quien ya había ganado dos medallas de bronce junto a Carlos Espínola en clase Tornado en Atenas 2004 y Beijing 2008, le restó importancia al almanaque: “Soy un fiel creyente que la edad uno la lleva en las ganas de hacer las cosas. No miro el número, sólo las ganas que tengo para ponerme objetivos y lograrlos. Cuando me preguntan, vas a Tokio (próximos Juegos Olímpicos en el 2020)?. Quizás sí, si tengo las ganas. Mientras que me aguanten las rodillas”, comentó.

Con la obtenida por la dupla Lange-Carranza, la náutica argentina consiguió por sexto Juego consecutivo sumar en el medallero olímpico, y al respecto, Lange precisó que “me da una alegría enorme. Amo mi deporte, que es el que me ha dado la oportunidad de poder navegar hasta tan grande. Que la vela siga trayendo medallas para Argentina es una gran responsabilidad y, que cualquiera de mis compañeros lo logre, es muy importante”, declaró el sanisidrense.

rsz_17-08-2016_ro_de_janeiro_los_argentinos (1)

Es la tercera medalla que se cuelga Lange en un juego olímpico, y el regatista hizo un paneo sobre su recorrido en los juegos. “Mi primer preparación olímpica fue para Moscú 80 y, desde entonces, sueño con una medalla dorada. Con ‘Camau’ se nos escaparon dos, que podríamos haber ganado oro. Hoy pensaba que era la primera vez que llegábamos a la final adelante de todos. No lo podía creer que ahora se nos dio con ‘Ceci’ y, creo que se nos dio, porque alguien desde arriba dijo se lo merecen”, puntualizó el timonel, cuyo padre participó en los Juegos de Helsinki 1952.

Hace menos de un año, la presencia de Lange en Río era una incógnita. El 22 de septiembre pasado, el día de cumpleaños 54, fue operado de un cáncer de pulmón. “Nunca me gustó que se le diera tanta importancia al problema de salud. (DANI)Nuestro preparador de yoga, me dijo que tal vez eso puede ayudar a que mucha gente que pasó por lo mismo tome fuerzas. Lo único que tengo para decir es eso. Si lo que me pasó a mí ayuda a mucha gente, hablen todo lo que quieran. A mí me gusta lo que hicimos deportivamente y la enfermedad no tuvo nada que ver. Fue una piedra en el camino y yo siempre soñé con llegar a Rio bien preparado y así lo hice”, agregó Lange.

Desde ese mismo momento, empezó a trabajar en la recuperación con vistas a los juegos. “Tuvimos mucha inteligencia. La decisión de venirnos a vivir acá fue fundamental y la cantidad de horas que navegamos, desde noviembre hasta esta parte, son inexplicables. Es lindo porque es el resultado de un trabajo en equipo” puntualizó el timonel y se refirió a la actuación de su compañera. “Aguantarme durante todo este tiempo no habrá sido fácil. Soy trabajador y obsesivo. Me gusta navegar bien. Y cuando no lo consigo, me enojo con todos. Lo que más feliz me pone es que hizo el mejor de los campeonatos. Bajo presión, ella navegó todavía mucho mejor que siempre”, enfatizó Santiago.

rsz_lange_afp (1)

Al igual que Luis Scola, Juan Martín del Potro y otros deportistas, el sanisidrense se refirió, puso paños fríos a la tensión entre argentinos y brasileños y agradeció la hospitalidad local. “Realmente, me siento un embajador. En el Yacht Club de Río nos atendieron como en casa. Que una figura como Torben que tiene cinco medallas olímpicas haya estado alentando por Argentina fue algo impresionante. Todos los sudamericanos debemos estar unidos porque vivimos en la misma tierra”.

En medio de la emoción por el logro, Lange se refirió a los últimos días de competencia olímpica, que tienen fuerte presencia argentina. “Ojalá que Los Leones y todos los deportistas que quedan con chances de ganar medallas les vaya muy bien. Es importante, porque sé que muchos se mataron para estar donde están”, expresó el medallista y se refirió a la actuación de sus hijos, Yago y Klaus, quienes siguen en carrera: “Más allá de lo deportivo, son unos juegos muy emocionantes para mí. Entraron a la Medal Race y voy a poder verlos competir”; expresó Santiago sobre sus hijos, quienes nadaron hacia la embarcación una vez cruzada la meta para fundirse en un abrazo con su padre.

Dejar una respuesta