La terrible historia de una adolescente que sufrió bullying en una escuela de San Isidro

Delfina tiene 14 años y contó, en primera persona, cómo fue agredida y golpeada por otra alumna. Se cambió de escuela, pero la ex compañera volvió a buscarla y la amenazó de muerte. El video y la respuesta oficial de la Dirección de Escuelas.

Compartir

Delfina es una adolescente de San Isidro que tuvo que cambiarse de escuela por la agresión que sufría en forma constante por parte de otra alumna, que llegó a atacarla a golpes. Cuando pensó que todo había terminado, la agresora apareció en la puerta de su nueva escuela para amenazarla de muerte.

La terrible historia comenzó el año pasado pero se conoció públicamente esta semana, cuando la mamá de Delfina, Agustina Villiani, publicó en las redes un video (ver en el adjunto de esta nota) en el que la adolescente relata, en primera persona, el acoso y las agresiones que sufrió durante todo el año pasado por parte de una compañera de primer año de la Escuela Media N° 18. “Una chica de primer año quería pelear conmigo todos los días. Me buscaba en el recreo, en gimnasia. Yo no soy una chica de las que pelean”, relató la jovencita de 14 años, que el año pasado asistía a 2do año.

“El día 28 de septiembre me agarraron de a tres en la estación de San Isidro. Una me agarró de las manos, y las otras dos me pegaban. Había dos policías, no hicieron nada, comenzaron a gritar solamente que me suelten. Las chicas no hicieron caso. Cuando me soltaron pude tomar el colectivo para ir a mi casa”, contó Delfina. Ý agregó: “En el colectivo me desmayé. Cuando llegué a mi casa le expliqué a mi mamá lo que había pasado. Me llevó al hospital, donde me dijeron que encontraron un quiste aracnoideo en mi cabeza a raíz de los golpes. Fuimos a la comisaría, donde hicimos una denuncia penal”.

Delfina contó además que, a raíz de las constantes amenazas estuvo seis meses sin asistir a la escuela, pero que la agresora continuó yendo. “Seis meses que el colegio me dejó tirada, no hicieron nada. Mi mamá iba todos los días al Consejo (Escolar) para que hagan algo, pero no le daban bola. Recién ahora, a principio de año me pude cambiar de colegio, pero hace unos días que las chicas me vienen buscando a la salida del colegio para pegarme. Me amenazan con que si yo no saco la denuncia me van a matar. El jueves 4, cuando salí, eran como 20 chicas, una tenía una cámara, logramos ir hasta la esquina y avisar a la policía y las chicas salieron corriendo”.

“Mi mamá fue a Tribunales, no la escucharon. Me da mucho mucho miedo porque no sé si me las voy a volver a encontrar en algún lado, en la puerta del colegio o en algún lado que me puedan llegar a golpear. Hago esto para que me puedan ayudar o hacer algo. No puedo creer que una chica más chica que yo, que apenas se el nombre, controle totalmente mi vida. Me duele mucho. Espero que puedan sacarla de ahí. Tengo miedo que me pegue. Tengo mucho miedo”, dijo entre lágrimas.

En diálogo con la prensa, su mamá, Agustina, relató que también fue a la Fiscalía tras la última amenaza que recibió su hija, pero que tampoco obtuvo respuesta. “No se puede hacer nada, los menores son impunes, dale a tu hija un palo para que se lo pegue en la cabeza”, asegura que le respondieron.

La respuesta oficial

Desde la Jefatura de Inspección Distrital, que depende de la Dirección de Escuelas bonaerense, informaron a El Argentino ZN que el caso sí fue tomado y abordado por el organismo “desde el primer día”.

“Cuando la mamá acudió a la escuela a contar lo que había sucedido, se le informó a la inspectora de la escuela, quien tomó intervención inmediatamente”, explicaron desde el área que dirige la inspectora Jefe Alejandra Simón. 

“El mismo 29 de septiembre, la inspectora se entrevistó con las familias de las nenas agresoras y con la mamá de la nena agredida, y se comenzó a trabajar sobre el tema”, explicaron. Y agregaron que intervinieron también la inspectora de psicología del distrito y el equipo de orientación escolar de la escuela. “Se realizaron varias reuniones y trabajos con los chicos, incluso con las docentes de construcción ciudadana y de educación física, y con acuerdos con instituciones de convivencia”.

Según explicaron, los acuerdos de convivencia son normas para trabajar sobre consejos de convivencia, dispositivo por el cual se realizaron varias reuniones con las familias. “También hubo intervención de la Dirección de Niñez y Adolescencia del Municipio”, aseguraron.

Explicaron también que la decisión de no asistir más a la escuela fue de la mamá de Delfina, y que en todo momento se acompañó a la adolescente para que terminara los estudios de segundo año y para realizar el pase a la escuela N° 8, ubicada a tres cuadras de la 18. “Fue la mamá quien eligió esa escuela y se la acompañó en todo el trámite. El 1 de marzo, un inspector de secundarias supervisó el caso y le otorgó el pase”, agregaron. Y destacaron que durante todo este tiempo se siguió monitoreando el caso, a través de la orientadora social de ambas escuelas.

“El jueves pasado nos enteramos que había sido interceptada por las agresoras nuevamente, por lo que se volvió a aplicar el dispositivo para trabajar con las alumnas”, señalaron. “En todo momento se contuvo a la nena”, especificaron. Y aseguraron que se cumplió, desde el primer día, con el protocolo y las normativas para tratar el caso. “Son dispositivos muy aceitados, que funcionan desde hace años, y que se intensifican de acuerdo a la gravedad de los casos”.

Dejar una respuesta