La historia detrás del mural borrado en Tecnópolis

La historia detrás del mural borrado en Tecnópolis

“El Matasiete y los guardianes”, del artista Diego Perrotta, estaba desde la primera edición de la feria de ciencia y tecnología de Villa Martelli. Pero, durante la gestión actual, fue tapado con pintura gris. La historia de una obra con impronta latinoamericana y la indignación de su creador.

Compartir

En la web oficial del Ministerio de Cultura de la Nación todavía está online el registro de la apertura de la edición de estreno de Tecnópolis, el 14 de julio de 2011. Ya aquella primera versión de la gran feria de ciencia y tecnología hacía referencia al mural “El Matasiete y los guardianes”, de Diego Perrotta. “Personajes que representan a los hombres y mujeres justicieros, defensores del pueblo y custodios del país”, decía el texto. Ese mural, con esos seres justicieros y guardianes, ya no está. En la edición actual de Tecnópolis, fue cubierto por pintura gris.

“Lo hice en 2011, para el primer Tecnópolis. La gente de Cultura de Nación me llamó porque le interesaba mi obra, para que haga una propuesta para intervenir el galpón del Espacio Joven, donde se hacían los recitales, espectáculos. Fue un momento de mucha alegría, me daban la fachada de un lugar de vital importancia”, recordó el artista Diego Perrotta, en diálogo con El Argentino ZN y todavía embroncado por la noticia del mural que ya no está. “El sábado llegué a mi casa y me habían mandado un mensaje unos amigos que habían pasado por Tecnópolis. Sacaron una foto y me avisaron que lo habían tapado”, contó.

“La primera sensación que tuve fue de tristeza y bronca al mismo tiempo. Porque puede ser que quieran taparlo, que quieran que venga otro tipo de acción u otros artistas. Pero me lo pueden comunicar, me pareció una falta de respeto muy grosa”, cuestionó Perrotta. Según informó Clarín, la versión oficial fue que habían cubierto el mural porque estaba descascarado. “Dicen eso, pero conmigo no se comunicaron. Cuando fui el año pasado al Encuentro de la Palabra, porque mi mujer es poeta, vi que obviamente después de cinco años la parte de abajo estaba un poco castigada, la obra está a la intemperie. Se podía restaurar y no fue así, pero me podrían haber avisado”, insistió el creador de El Matasiete. “Alguien que trabaja en la Televisión Pública y está cerca del ministro Hernán Lombardi le dijo que pasó esto en Tecnópolis. Me encantaría que llegue un pedido de disculpas”, señaló Perrotta.

El mural que ahora es un paredón gris tenía un mensaje entre personajes de colores. “En mi producción trabajo mucho una imagen de contenido latinoamericano, con cierta carga social y política. El Matasiete es un personaje icónico, una especie de justiciero, defensor del pueblo. Y tenía sus cuatro guardianes, porque en ese año el concepto de Tecnópolis era trabajar con los cuatro elementos: agua, fuego, aire y tierra. Me interesó que estos guardianes fueran como en las culturas que ponen a los tótems en las entradas de los pueblos. El hangar me remitía a la forma de una casa, de un país”, describió el artista, con el mural registrado en mente y fotos. Junto a los personajes había escenas de montañas, ciudades, industrias. Y los guardianes ahí, custodiando y protegiendo la casa, el país.

Cuando vio la pared gris en reemplazo de su obra, Perrotta quiso difundir lo que había ocurrido. “Me pasó que me dio ganas de evidenciarlo. La manera más rápida era ponerlo en mi cuenta de Facebook. Y explotó, no creí que iba a explotar así. Me llamó la atención la solidaridad del mundo de la pintura pero también de músicos, actores, gente a la que le importó y se sintió mal”, destacó. “Me llamaron montones de críticos de arte, hasta alguna gente que trabaja para el Gobierno me dijo ‘conocemos tu obra, es una vergüenza, te apoyamos’”, dijo Perrotta. Y aunque El Matasiete y los guardianes ya no se lucen en la feria de ciencia y tecnología de Villa Martelli, circulan sin descanso por las redes sociales, como ya circuló la imagen de Zamba destruido en el mismo predio, que cambió.

Dejar una respuesta