Pilar prende velas: tarifazo frenado y cada vez más cortes de luz

Pilar prende velas: tarifazo frenado y cada vez más cortes de luz

El distrito que logró frenar el tarifazo en la Justicia sufre cada vez más interrupciones del servicio. Derqui y La Lonja fueron las localidades más afectadas, así como Del Viso, Lagomarsino y Villa Rosa. Desde Edenor, aunque fueron intimados a regularizar la situación, responsabilizaron a los usuarios y al gobierno anterior.

Compartir
Vecinos de Rivera Villate, en Derqui, en la puerta de Edenor hace dos semanas. Denunciaban que llevaban un mes sin luz.

El distrito de Pilar fue noticia en las últimas semanas por haber logrado un fallo a favor del freno al tarifazo en las facturas de luz. El juez federal de Zárate Campana dictó una medida cautelar en el recurso de amparo presentado desde la Defensoría del Pueblo, junto a ONGs y concejales, y congeló así el incremento por un plazo de tres meses. Antes, en febrero, otra medida judicial había favorecido a los vecinos pilarenses: el juez Adrián González Charvay le ordenó a la empresa Edenor que brindara servicio de forma ininterrumpida, y que avisara en caso de cortes programados. Sin embargo, pese a las dos medidas judiciales a su favor, los usuarios siguieron padeciendo cortes, en algunos casos por varios días.

“El nivel de cortes es importante en Pilar históricamente, pero en el último tiempo se profundizó, y recientemente aún más”, señaló a El Argentino ZN Juan Pablo Trovatelli, Defensor del Pueblo de Pilar. “El intendente –Nicolás Ducoté- presentó un recurso de amparo hace unos tres meses donde le pide a la Justicia que resuelva este tema. El juez de Zárate-Campana intimó a Edenor a que regularice la situación, que no haga cortes o los anuncie, pero no está pasando –advirtió el defensor- Hay localidades que pasaron cuatro o cinco días sin luz, como Los Tilos, La Escondida. Vecinos de Manzanares estuvieron dos días sin servicio”.

Según el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), el martes la falta de servicio alcanzó un pico y afectó a 18 mil viviendas en el Municipio de Pilar. Derqui y La Lonja fueron las localidades más afectadas, así como Del Viso, Lagomarsino y Villa Rosa. En Villa Astolfi y Manzanares, entre otros, hubo protestas en la vía pública en las últimas semanas para reclamar por los permanentes cortes.

Desde la Defensoría se está haciendo un seguimiento y relevamiento de las denuncias, mientras se evalúan pasos a seguir. “La Justicia dijo que si Edenor no resolvía se le iban a aplicar sanciones. Me parece que toda la dirigencia va a tener que ponerse de acuerdo y trabajar sobre esta problemática”, consideró Trovatelli. Y resaltó que hay zonas prácticamente electrodependientes, donde la falta de luz implica también falta de agua y calefacción: “Localidades como Villa Rosa, Fátima, Manzanares no tienen red de gas y agua, usan bomba de agua, garrafas costosas o caloventores, son electrodependientes. El perjuicio con los cortes para ellos es enorme”.

Por su parte el vocero de Edenor, Eduardo Miravelli, fue entrevistado por Agenda Propia FM y responsabilizó a los usuarios y a la ya trillada pesada herencia por la situación actual. “La calidad del servicio dista de ser la que quisiéramos, la ideal, la que corresponde. Pero las condiciones de los últimos 12 años han sido las que han sido por decisión popular, con ese marco nos desenvolvemos todos los días. Tenemos que hacernos cargo”, lanzó. En línea con los “retos” del presidente Mauricio Macri a quienes “consumen energía de más”, el vocero de la empresa señaló que “la situación a la que hemos llegado es la que es como consecuencia de que el consumo no tenía límites porque los costos de consumir eran irrelevantes en el presupuesto familiar o comercial. Un consumo sin ningún tipo de límites, de manera indolente”.

Miravelli también fue muy crítico del fallo judicial que congeló el tarifazo en el distrito, usándolo como argumento para justificar el mal servicio. “En este momento, merced al amparo que rige sobre el distrito, tenemos las mismas tarifas que hace 12 años, cuando un litro de leche costaba entre 20 y 60 centavos. Esa es la realidad con la que nos manejamos todos los días”. Asimismo, relativizó los aumentos y afirmó que “puede ser que alguien pasara de pagar 600 a 6000 –uno de los casos más drásticos denunciados en Pilar- Habría que ver por qué ese cliente y sólo ese pasó a pagar eso. Pero no es el denominador común ni puede ser usado como testigo”. Cuestionó que el freno al tarifazo paralizó también la tarifa social y no pudo garantizar que la implementación del nuevo cuadro tarifario pueda traducirse en prontas mejoras en el servicio. Dijo, además, que no hay modo de avisar los cortes porque se deciden “en el momento” cuando se detectan sobrecargas.

Además de salir a las calles, los vecinos mostraron su indignación a través de las redes sociales:

Dejar una respuesta