El lado B de Tecnópolis: persecución a trabajadores

El lado B de Tecnópolis: persecución a trabajadores

La gran muestra de Villa Martelli reabrió sus puertas, pero el municipio de Vicente López intentó levantar los puestos de la vía pública que hace seis años funcionan en el lugar. La organización de los trabajadores y un conflicto contado en primera persona.

Compartir

Por Verónica Zabala (*)

Trabajadores y trabajadoras de la vía pública de Tecnópolis realizaron este fin de semana una asamblea sobre Av. Constituyentes, junto a la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), para reclamar y defender su derecho a trabajar. Hace más de seis años trabajan como puesteros ambulantes en las inmediaciones de la Muestra de Ciencia y Tecnología de Villa Martelli, nunca habían tenido inconvenientes. La semana pasada, en vísperas de la reapertura del predio por el inicio de las vacaciones de invierno, la policía municipal desalojó a 40 vendedores/as ambulantes, en algunos casos reteniendo mercadería y elementos de trabajo.

Luego de la presentación de un petitorio en la Municipalidad de Vicente López , el Concejo Deliberante y la Defensoría del Pueblo, desde la Municipalidad confirmaron el permiso para instalar los puestos a 100 metros de la puerta de Tecnópolis. Aun así los trabajadores y trabajadores se mantienen en estado de alerta: “El día de hoy el conflicto está resuelto. Mañana no sabemos. Vivimos el día a día”, relata Mirta, que trabaja hace 6 años allí con su parrilla.

Mirta nos cuenta su experiencia y denuncia: “Hay una persecución a los trabajadores ambulantes. Me siento absolutamente marginada, porque la venta ambulante es mi fuente de trabajo, y no hay trabajo para los viejos, como yo de 57 años. No hay trabajo para nosotros. Yo trabajo todos los días, solo descanso 15 días al año. Hace dos meses desde la municipalidad de Vicente López, enviados por el jefe de inspectores Daniel Barbuto, me prohíben trabajar. Yo seguí trabajando y me levantaron la parrilla. Los mismoss inspectores me dijeron ‘Anda a hablar con el jefe’. Fui en dos oportunidades y no me recibió. Recién la tercera vez pudimos juntarnos con el resto de los vendedores. Somos en total 40 puestos que hace 6 años venimos trabajando”.

Y agrega: “Nuestra organización fue posible gracias al apoyo de la CTEP. Nunca habíamos tenido problema, con la gestión anterior siempre pudimos trabajar. Ahora nos estamos organizados en la CTEP para poder seguir trabajando. La CTEP nos dio un apoyo muy importante, tocamos muchas puertas y nos las cerraron, la CTEP nos ofreció su ayuda, y gracias a Dios hoy nos estamos organizando y armando los puestos. Los municipales nos dijeron que tenemos el permiso de armar a 100 metros de la puerta. No obstante eso, hicimos un petitorio en la municipalidad de Vicente López , el Concejo Deliberante, pidiendo permiso dentro de Tecnópolis a la señora Acuña y en Defensoría del Pueblo”.

* Revista Malevaje. Proyecto de comunicación popular de estudiantes del plan Fines

Dejar una respuesta