En defensa del teatro independiente

En defensa del teatro independiente

La agrupación Norestada, que reúne a los teatreros de Tigre, San Fernando, San Isidro y Vicente López, denuncia la burocratización de una ley provincial de teatro, sancionada en 2009. La palabra del consejero provincial Alejandro Sáenz y los pasos a seguir.

Compartir
Norestada, presente en la marcha a La Plata.

Producto de una lucha de años y acorde a la tradición combativa del teatro argentino, en 2009 la Provincia de Buenos Aires promulgó la Ley 14.037, conocida como “ley de teatro independiente”. La ley fomenta la actividad teatral independiente a partir de la creación de un Consejo Provincial con un fondo específico para la actividad; y determina quince representantes regionales de la actividad, electos por concurso de oposición y antecedentes, a través de un jurado integrado por personas designadas por instituciones representativas del quehacer teatral.

En ese contexto surgieron grupos en diversos puntos de la provincia y uno de ellos fue Norestada, agrupando a actores, directores y dramaturgos de la región Conurbano Norte, que incluye a los municipios de Vicente López, San Isidro, San Fernando y Tigre. El colectivo reúne más de cuarenta grupos y quince espacios, y realiza cada año un festival con entradas a la gorra.

Sin embargo, todos estos logros se ven amenazados desde el ejecutivo provincial. Los trabajadores del teatro independiente denuncian que el gobierno de María Eugenia Vidal busca destrozar el espíritu de la ley y transformar un órgano representativo y colegiado en una oficina burocrática más de la Secretaría de Cultura. Una dependencia que hasta diciembre pasado tenía la figura de Instituto Cultural con estatura ministerial.

El llamado a nuevo concurso desestima los mandatos actuales, y modifica las regiones culturales, que de quince pasan a ser ocho, sin tener en cuenta las realidades propias de cada región. Según el nuevo esquema, Norestada compartiría sección con distritos como Luján, Merlo, San Miguel o Mercedes, tan lejanos en distancia como diferentes en su articulación y organización política.

En diálogo con El Argentino ZN, Alejandro Sáenz, consejero provincial por la Región Conurbano Norte, entregó su mirada sobre la nueva política cultural. “Es una muestra más de la lógica gerencial, según la cual una persona puede decidir más rápido sobre los recursos del estado”, explicó Sáenz y apuntó contra Alejandro Casavalle, nombrado director ejecutivo del Consejo en junio pasado. “Viene de la gestión en Capital. Estuvo en el Centro Cultural San Martín cuando reprimieron a los compañeros de la Sala Alberdi. Después lo asignaron al Centro Cultural Recoleta y ahora le dan este cargo”.

rsz_norestada

Como otros consejeros provinciales, Sáenz recibió ayer una carta documento anunciando la destitución de su cargo, si bien fue reelecto en 2014 con un mandato por cuatro años, por lo que cada damnificado iniciará la demanda individual por daños y perjuicios y presentará un amparo para frenar las resoluciones inconclusas.

En simultáneo a cada caso individual, continúa el camino del reclamo colectivo. En su página de Facebook, Norestada publicó un comunicado en el que desconoce el llamado a Concurso convocado por la Secretaría de Cultura Provincial para la designación de nuevos Consejeros Regionales así como la arbitraría división de las nuevas ocho regiones culturales. Además, adhiere a una nueva marcha colectiva a la La Plata, planeada para principios de agosto. El 30 de junio, los teatreros marcharon a la capital de la provincia y obtuvieron una cita con el secretario de cultura para el pasado martes, que fue dos veces postergada, lo que colmó la paciencia. “Ahora vamos a apuntar directamente a María Eugenia Vidal”, resume Sáenz.

Dejar una respuesta