El agresor de la maestra quedó detenido, más de un año después...

El agresor de la maestra quedó detenido, más de un año después del ataque

El Tribunal Penal 5 de San Isidro anticipó el veredicto, consideró culpable a Gustavo Garay y ordenó su arresto. Es por la feroz golpiza a la docente Cinzia Pellegrini, en marzo del año pasado en la Escuela 503 de San Fernando. La calificación legal y el monto de la pena se conocerán el viernes.

Compartir

Un año y cuatro meses después de haber atacado a golpes y patadas a la docente Cinzia Pellegrini, dejándola en terapia intensiva, el agresor y padre de una alumna Gustavo Garay quedó detenido. Ayer, tras la última audiencia testimonial del juicio en el Tribunal Penal 5 de San Isidro, los jueces resolvieron anticipar el veredicto y ordenaron la detención. El próximo viernes se conocerá cuál es la calificación legal que consideraron y definirán el monto de la pena.

“Garay fue condenado, se anticipó el veredicto. Lo que significa que el Tribunal entiende que es responsable penalmente por los delitos que se le imputan y tiene que pagar una pena en prisión. Lo que no resolvió todavía el Tribunal es cuál es la calificación legal final que le va a dar a los hechos”, explicó el abogado de la maestra, Diego Onoratti, al salir de los Tribunales de San Isidro. “Nosotros acusamos por homicidio calificado por el femicidio en grado de tentativa y en subsidio por homicidio simple en grado de tentativa. Con cualquiera de los delitos que elija el Tribunal, la pena es alta. Porque parte de un mínimo de cuatro años”, destacó el letrado. En sus alegatos, pidió una condena a 15 años de cárcel, uno más que lo solicitado por la fiscalía. La defensa, en cambio, pidió que se entienda el ataque bajo una calificación más leve: lesiones graves o gravísimas. El Tribunal, de todos modos, ya determinó una pena de cumplimiento efectivo. El fallo se conocerá el viernes a las 11.

“Hoy no quiero irme a dormir porque no quiero despertar y sentir que lo que viví fue un sueño… quiero permanecer despierta para poder disfrutar de esta felicidad inmensa. Siento que la vida me ha recompensado con este regalo divino de poder ver y sentir que entre todos hicimos Justicia, no sólo por nosotros sino también por todos aquellos que a lo largo de estos años quedaron en el camino sin ser escuchados, sufriendo en silencio”, escribió Pellegrini en su cuenta de Facebook, después de la detención de su agresor. Y agradeció especialmente el acompañamiento de sus colegas, que prestaron declaración como testigos durante el juicio y dieron su apoyo con movilizaciones durante cada audiencia.

Ayer no fue la excepción y las agrupaciones nucleadas en el Frente Gremial Docente de San Fernando estuvieron presentes para acompañar a la víctima. “Antes de Cinzia todo era distinto. Después de Cinzia nada será igual”, decía una gran bandera, sostenida por docentes de la Escuela 503, donde ocurrió el ataque.

El 3 de marzo del año pasado, la entonces vicedirectora de la Escuela de Educación Especial N° 503 de San Fernando, Cinzia Pellegrini, sufrió una brutal agresión por parte de Gustavo Garay, quien era el padre de una alumna del establecimiento. En el ataque, la docente recibió fuertes lesiones y debió ser intervenida quirúrgicamente por un coágulo al lado del cerebro, fruto de una grave contusión en la cabeza. Desde entonces, la maestra no pudo volver a trabajar y tuvo que realizar tratamientos de rehabilitación. Pese a la gravedad de las heridas, Garay llegó en libertad al juicio, que comenzó el lunes. Recién ayer, tras la última audiencia, fue detenido.

Dejar una respuesta