“Estamos cansados de enterrar pibes”

“Estamos cansados de enterrar pibes”

En el Día Internacional de Lucha Contra el Uso Indebido y el Tráfico de Drogas, organizaciones sociales y políticas marcharon para reclamar políticas de Estado para combatir las adicciones y el narcotráfico. La asociación Vientos de Libertad denunció la grave situación en Pilar. “Ves pibes que crecieron con vos y terminan vendiendo drogas, presos o muertos".

Compartir

Organizaciones políticas y sociales que integran la campaña nacional “Ni un pibe menos por la droga” marcharon ayer al Obelisco por el Día Internacional de Lucha Contra el Uso Indebido y el Tráfico de Drogas. Desde Pilar, la asociación Vientos de Libertad llegó al centro porteño para exigir “una respuesta concreta de las autoridades” en materia de tratamientos de rehabilitación y de reinserción social una vez recuperados. “Tenemos barrios donde se cuida más a los narcos que a nuestros pibes, que terminan quedando a un costado y sin siquiera acceso al tratamiento”, denunció Sebastián Sánchez, coordinador de una de las comunidades terapéuticas para adictos en el distrito. “Estamos cansados de enterrar pibes víctimas de la droga”, sentenció.

El reclamo llegó también al Ministerio de Trabajo, para exigir políticas de empleo que permitan a los jóvenes “soñar con un futuro mejor”. Se realizó además una radio abierta y un partido de fútbol entre jóvenes de distintas organizaciones. “Para nosotros es un tema muy sensible, porque vivimos en un barrio donde ves pibes que crecieron con vos y terminan vendiendo drogas, presos o muertos”, aseguró a Télam Yamila García, una joven de 24 años que trabaja para una cooperativa de Argentina Trabaja en Pilar.

García se quejó de que “es un tema al que (las autoridades) no le dan bolilla”. “Recién cuando pasó la muerte de los cinco chicos de Costa Salguero se habló un poco del tema, pero es un problema muy difícil del que nadie se hace cargo a pesar de que se agudizó mucho en los últimos años”, afirmó, y reclamó centros para la práctica de deportes en los barrios y planes de capacitación en oficios porque “los pibes quieren salir pero no les dan las herramientas”.

Cabe recordar que la Asociación Civil Vientos de Libertad, junto a otras entidades, presentó en abril una cautelar ante la Justicia denunciando que las fiestas como la de Costa Salguero y el consumo de drogas sintéticas ocurrían todos los fines de semana en diversos boliches. Junto a la cautelar, entregaron un listado de catorce locales bailables. El 10 de mayo, la organización pilarense participó de un acampe y “marcha fúnebre” en Plaza de Mayo, convocados por agrupaciones nucleadas en la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), para denunciar que cada vez hay más muertes por droga en los barrios. Días más tarde, un incendio destruyó parte de las instalaciones de Vientos de Libertad. “Esto se da en el contexto de las denuncias públicas de Vientos de Libertad contra la mafia de la ‘cámara de discotecas’ en la noche porteña y su lucha cotidiana contra el narcotráfico. Exigimos al gobierno municipal, provincial y nacional que se hagan cargo de la reparación de los daños y una rápida investigación de los hechos”, expresaron por entonces los miembros de la organización a través de un comunicado.

“La droga es una herramienta de enriquecimiento de unos pocos, que concentran y extranjerizan esta riqueza y nos dejan estas víctimas”, planteó en la marcha de ayer Víctor De Gennaro, líder de Unión Popular. Para el dirigente, “la falta de trabajo y de una nación soberana para conducir y garantizar la salud, pero también la falta de la persecución a los narcos” han permitido que se pierdan las vidas de muchos jóvenes o se destruyan sus familias. A su turno, el referente de la Corriente Clasista y Combativa Juan Carlos Alderete advirtió que en los barrios se ven “muchos pibes que se están muriendo y consumiendo en una esquina, que tienen 18 años, pesan 30 kilos y fuman paco las 24 horas del día”.
“Y el Estado desatiende este problema a dos puntas, porque no reprime a quienes se benefician y se enriquecen con la implantación de la droga, pero tampoco atiende a las necesidades de resolver los problemas de las víctimas”, acusó.

Dejar una respuesta