Advierten que el ciervo del Delta podría extinguirse

Advierten que el ciervo del Delta podría extinguirse

Es una de las graves consecuencias de las últimas inundaciones. Desde Proyecto Pantano, organización que estudia y protege a esta especie, alertan que “podría ser la primera especie extinta del siglo XXI” en Buenos Aires y Entre Ríos. Reclaman intervención estatal.

Compartir

“Las inundaciones extraordinarias causadas por el fenómeno climático de El Niño en el Delta del Paraná no sólo han provocado inconvenientes y gravosas pérdidas a la gente de las islas. También han jaqueado la población más austral del ciervo de los pantanos, el mayor cérvido nativo de Sudamérica y uno de los tres ciervos anfibios del planeta”, advirtió la organización Proyecto Pantano. Según relevamientos realizados por esa entidad “numerosos ejemplares han muerto ahogados o por falta de alimento. Y los sobrevivientes debieron buscar refugio en las zonas más elevadas –incluyendo sectores periurbanos y barrios náuticos–, donde resultan presa fácil para los cazadores pese a la protección legal de que goza”.

Esta especie fue declarada Monumento Natural, lo cual implica que debería tener garantizado el máximo grado de amparo, tanto en territorio isleño de Buenos Aires como de Entre Ríos. Sin embargo, desde Proyecto Pantano advierten sobre el alto riesgo que corren estos animales tras las inundaciones. “El ciervo de los pantanos podría ser la primera especie extinta del siglo XXI en ambas provincias si sus autoridades de fiscalización o las del Estado Nacional no intervienen de manera inmediata”, alertó Javier Pereira, director de Proyecto Pantano. “De poco sirve que el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA) haya declarado la situación de emergencia poblacional para el ciervo de los pantanos en el Bajo Delta sin una protección efectiva de la especie en el campo. A 40 kilómetros del Obelisco, en el Delta del Paraná, peligra una rareza biológica y el ícono de una de las regiones naturales más peculiares de la Argentina. Urge que los máximos responsables de su conservación hagan lo que les corresponde. La extinción, no olvidemos, es para siempre”, enfatizó Pereira.

 

Seguimiento satelital

La distribución del ciervo de los pantanos o ciervo del Delta (Blastocerus dichotomus) se redujo drásticamente en las últimas décadas a causa de la caza  furtiva y la modificación de su hábitat. Por tal razón, se lo considera una especie “vulnerable” a nivel global. La situación es más grave aún en el Bajo Delta, donde reside su población más austral. A fines de los 90 quedaban menos de 500 ejemplares en la región.

“Ante este acuciante escenario se iniciaron acciones para conservar la especie, que incluyeron protección legal, la creación de áreas naturales protegidas –como la Reserva de Biosfera Delta del Paraná–, un mayor control de la caza furtiva y campañas de concientización entre los pobladores isleños. Todo eso no bastó”, señalan desde Proyecto Pantano. Por eso, un grupo de investigadores del CONICET, el INTA, la Universidad de California, la Fundación Temaiken, otras ONGs ambientalistas, productores y empresas forestales, veterinarios y guardaparques pusieron en marcha este proyecto de investigación, que se basa en el seguimiento de ejemplares del ciervo del Delta mediante dispositivos GPS, para estudiar sus hábitos y obtener información científica que permita compatibilizar la producción forestal, pilar de la economía isleña, con la conservación de esta especie en peligro de extinción.

Dejar una respuesta