Una Baldosa por la Memoria en la casa de El Eternauta

Una Baldosa por la Memoria en la casa de El Eternauta

Vecinos y militantes homenajearon al guionista Héctor Germán Oesterheld, víctima de la última dictadura igual que sus cuatro hijas. A un año de la muerte de su compañera, Elsa Sánchez, una multitud se reunió frente al célebre chalet de Ayacucho y Rivadavia, en Beccar.

Compartir

baldosa casa
Con la histórica casa amarilla de fondo, vecinos y militantes se reunieron esta mañana en Beccar –San Isidro- para colocar una Baldosa por la Memoria en homenaje a Héctor Germán Osterheld, autor de El Eternauta, secuestrado y desaparecido el 27 de abril de 1977, durante la última dictadura cívico-militar. Frente a ese emblemático chalet que se proyecta como sitio de memoria y centro cultural, Oesterheld ya tiene su baldosa.

La fecha elegida para la colocación no es casual. Se cumple un año desde la muerte de Elsa Sánchez de Oesterheld, compañera del guionista. Juntos tuvieron cuatro hijas: Estela, Diana, Marina y Beatriz. Las jóvenes engrosaron la lista de los 30 mil, igual que su padre. Elsa sacó la fuerza del dolor más grande y se convirtió en una gran militante por la memoria, la verdad y la justicia.

En el acto de esta mañana hubo familiares de Oesterheld, entre ellos su nieto, así como ex compañeros de militancia, vecinos y referentes políticos, además de Barrios por Memoria y Justicia Zona Norte. Pese al frío y el feriado, la esquina de Ayacucho y Rivadavia, a metros de la estación de Beccar, estuvo repleta.

La lucha por la casa

“En Beccar nadie sabe que en esta casa vivió Héctor Oesterheld. Por eso hay una aspiración general de que se transforme en un museo de la memoria”, decía en vísperas del último 24 de marzo Miguel Fernández Long, vecino y ex pareja de Beatriz, la primera de las hijas de Oesterheld que sufrió las atrocidades de la dictadura militar. La gestión para recuperar la casa de El Eternauta la lleva adelante Mariana Fernández Long, hija de Miguel y militante social. “La idea en primer lugar es declararlo Sitio Histórico de la Memoria, pero soñamos con que se convierta en un espacio dinámico para llevar a la práctica ideas concretas”, contaba Mariana por entonces, visibilizando el reclamo de los compañeros de la Unidad Básica Ramón Cesaris -en el Barrio La Sauce de Beccar- donde Miguel y Beatriz militaban en los ’70.

baldosaLa casa de los Oesterheld, en Rivadavia 1985, no sólo inspiró la residencia de Juan Salvo en la célebre historieta, sino que se convirtió en un espacio inevitable para la efervescencia juvenil de la época. “Entre el 70 y el 73 esa casa era un hervidero. Se discutía de política, se escuchaban cosas como Quilapayún, The Doors, Pink Floyd y Jorge Cafrune. Y a eso sumale cuatro hermanas preciosas, todas artistas, todas combativas”, recordaba Fernández Long. La baldosa colocada hoy es un aporte más para la recuperación del espacio, para que el barrio se apropie de su historia y construya su memoria.

2 COMENTARIOS

    • Hola Dolores. Consultamos y nos aclararon que tienen que hacer un arreglo en la vereda, por eso la baldosa ayer no quedó fija. Cuando terminen la reparación quedará instalada la baldosa. Saludos!

Dejar una respuesta