Compartir

Como cuando viajaba de pueblo en pueblo con la compañía familiar de circo, Marcos “Bicho” Gómez vuelve al ejercicio del espectáculo itinerante, ahora a bordo de “Toc Toc”, la comedia que arranca su cuarta temporada en gira. “No me costó mucho aceptar. Es una obra exitosa y divertida y tenía ganas de recorrer un poco el país”, dice el actor con el espíritu circense intacto. En la aclamada obra que versa sobre trastornos y patologías, interpreta al taxista obsesionado con las cuentas, el mismo que interpretaron Oski Guzmán y Miguel Ángel Rodríguez. “No me gustan las comparaciones. Cada uno tiene su propio estilo y eso le agrega dinámica a la obra”, agrega el actor antes de las tres funciones en el Teatro Niní Marshall, de Tigre.

-¿Qué le provoca sumarse a una obra exitosa?
-Para mí es un desafío, y en parte por eso acepté, porque me gusta salir del círculo de la comodidad. Soy de los que creen que no terminé de aprender, y esto una manera de crecer y probarme en otras circunstancias, cuando podría quedarme en los personajes por los que la gente me ha reconocido. Puede salir bien o mal, pero me gusta arriesgarme.

-¿Esos riesgos incluyen haber vivido la experiencia ShowMatch?
-ShowMatch es un tsunami que te lleva por delante. Tengo más de cuarenta años de carrera, más de veinte años en la tele y un año de ShowMatch equivale a todo eso. Había estado en otro gran éxito como “Mañanas informales”, que marcó un hito en la tele al instalar el horario de la mañana como un espacio competitivo, pero no se puede comparar.

-¿Qué sintió al consagrarse ganador de “Bailando por un sueño”?
-Hay algo muy básico: siempre es el público el que te elige o el que te da la espalda. Y tener éxito en la tele no significa que seas exitoso en todos los ámbitos, porque la popularidad es una línea muy finita. Podés ser popular sin ser exitoso, y ser exitoso sin ser popular. Sería malo decir que sólo tienen éxito los que aparecen en ShowMatch, cuando tantos actores fueron prestigiosísimos sin necesitar de la tele, como Enrique Pinti o Alfredo Alcón.

-¿Cómo vivió la participación en Gran Cuñado y la polémica mediática con José Ottavis?
-La realidad está superando la ficción, no hay chiste que pueda contra eso. Está bueno lo que está haciendo Marcelo, para que nos empecemos a divertir un poco lo que nos pasa, aunque te dé bronca, a nivel político más allá de los diferentes partidos. Venimos a ponerle un poco de humor, a hacer un grotesco de la tragedia política.

Por fuera de la adrenalina del prime time y los escándalos mediáticos, Gómez obtuvo el último verano el premio Estrella de Mar como director de “El Fausto Criollo”, la obra que abordó en clave clown y que vivió como una vuelta a los inicios. “Fue muy lindo lo que pasó. Yo arranqué mi carrera en 1983 con La banda de la risa, el grupo que formó Claudio Gallardou, y el Fausto fue la primera obra que interpretamos. Como director del Cervantes, Claudio tuvo la idea de llevar el teatro a cada pueblo, un proyecto encantador que arrancó con la gestión anterior y por suerte continúa. Está preparado para ser representado en una plaza, en un cine o en una plaza, y es totalmente gratis”, expresa el actor.

-¿Le sorprende cómo creció el clown en los últimos tiempos?
-No, lo veo como un volver a las fuentes. Nuestro teatro nacional nació en el circo, allí se hacía obras como Martín Fierro o Juan Moreyra, y fue el ámbito donde empezaron los grandes cómicos como Luis Sandrini, Pepe Marrone o Pepe Biondi. Es nuestro estilo de hacer humor, un payaso más grotesco, casi un bufón, que nada tiene que ver con los del Cirque du Soleil. Ellos buscan algo poético que nosotros no buscamos, aunque nuestros payasos tienen poesía.

Toc Toc se presenta sábado y domingo a las 21 y lunes a las 20 en Teatro Niní Marshall, Perú 1401, Tigre. Entradas desde $330 en venta en la boletería del teatro y en www.ticketek.com.ar

 

Dejar una respuesta