José López, Posse y la foto que no resiste un archivo

José López, Posse y la foto que no resiste un archivo

La imagen es de 2007. El intendente y el ex secretario de Obras Públicas recorrían las obras de urbanización en La Cava, por las que el municipio recibió más de 400 millones de pesos, pero no ejecutó ni la mitad. La denuncia por presunta "defraudación" contra Posse y los cruces con el massismo.

Compartir

En medio del escándalo por el caso José López -el ex funcionario detenido con bolsos con más de 8 millones de dólares en un convento de General Rodríguez-, volvió a circular una foto suya junto al intendente de San Isidro, Gustavo Posse, tomada en diciembre de 2007 mientras recorrían obras del Plan de Viviendas en la villa La Cava, en Beccar. Podría tratarse de una fotografía como cualquier otra de las tantas del ex secretario Obras Públicas de la Nación en sus recorridas por los distritos, si no fuera porque Posse fue denunciado penalmente precisamente por no concretar esas obras, a pesar de haber recibido más 400 millones de pesos para ello.

La fotografía fue desempolvada ayer por el portal local Que Pasa, en una editorial donde recuerda que en aquel tiempo Posse era uno de los radicales alineados al kirchnerismo, fuerza por la que ganó ese mismo año su tercer mandato como intendente. La alianza, claro, lo benefició con obra pública, muy por encima de la otorgada a otros municipios: “A este ritmo de obra, en tres años más no va a haber más villa de emergencia, en lo posible en ningún lugar de San Isidro”, decía a la prensa el intendente por aquel entonces.

Por el proyecto para urbanizar la villa, Posse recibió más de 400 millones de pesos entre 2005 y 2007 para la construcción de 3246 viviendas en “La Cava, La Cava Chica, Sauce, San Cayetano, Santa Ana, Boulogne, Uruguay y demás asentamientos abarcados por el Plan Federal de Viviendas en el citado municipio”, según destaca la investigación judicial que inició el fiscal federal porteño Jorge Di Lello en enero de 2015 contra Posse, contra dos miembros de su gabinete y contra empresarios vinculados a firmas contratadas para la implementación del proyecto. Pero no llegaron a ejecutarse ni la mitad. En ella, Di Lello recalca además que la cantidad de viviendas proyectadas en San Isidro “supera ampliamente las proyectadas para Municipios de menores recursos como La Matanza (donde se proyectaba construir 1333 viviendas)”.

La causa busca dilucidar una presunta defraudación contra la administración pública por no haberse realizado las obras que comprometieron, pero también pone el ojo en la adjudicación de las obras a empresas constructoras ligadas a funcionarios locales.

Hasta hoy no se conocen avances en la investigación, que surgió a raíz de una denuncia penal que realizó la concejal del FR Marcela Durrieu, quien aseguró además que de las 1882 viviendas presupuestadas para La Cava, sólo se habían construido unas 400. Son, por caso, las mismas viviendas por las que López y Posse se tomaron aquella foto.

La denuncia, a su vez, tuvo algunos antecedentes: en el 2009, la Defensoría del Pueblo de la Nación realizó un pedido de informes al Municipio de San Isidro sobre la ejecución del Plan Federal de Viviendas. En Municipio contestó que el “requerimiento no se ajustaba a la normativa” y no respondió nada de lo consultado. Poco después, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) realizó un informe en el que destacaba el “incumplimiento manifiesto y continuado de las obligaciones que le competen al Estado nacional, a la Provincia de Buenos Aires y a la Municipalidad de San Isidro (MSI) en materia de derechos humanos de los vecinos de Villa La Cava”. En él se resaltaba la “falta de acceso a la información”, pero también “la falta de instancias reales de participación de los vecinos en el diseño, ejecución y control del plan”, y la “arbitrariedad” en la aplicación de la pre-adjudicación de las viviendas.

En el 2012, concejales de la oposición también presentaron un pedido de informes sobre el tema, “frente al cual se dieron respuestas generales, sin datos precisos sobre lo que falta: que la inflación, que las obras complementarias, que viviendas más grandes de las proyectadas”, señala el editorial de Que Pasa.

Hace unas semanas se desató un nuevo capítulo de la polémica implementación del Plan de Viviendas en el distrito. Durante una sesión en el Concejo Deliberante, Durrieu volvió a cuestionar la diferencia entre viviendas financiadas y las realmente realizadas, esta vez en el barrio Martín y Omar, del Bajo de San Isidro. Según la suegra del diputado Sergio Massa, se financiaron 250 casas en ese barrio, de las cuales se hicieron sólo 44.

La respuesta oficial vino del concejal oficialista Pablo Fontanet, que en vez de contestar a la demanda, vinculó a Massa con Sergio Shocklender en la estafa de la Fundación Sueños Compartidos en la construcción de viviendas en Tigre. Casualmente, la causa por “defraudación” de Sueños Compartidos acaba de ser reactivada, por la cual también se llamó a indagatoria a López y a Julio De Vido.

En el medio de la polémica y del cruce de acusaciones: una foto. La foto. Que no resiste un archivo.

Dejar una respuesta