“Queremos respeto, no segregación”

“Queremos respeto, no segregación”

Rechazo de la Red de Mujeres al proyecto de ley que busca implementar vagones exclusivos para mujeres como medida para evitar el acoso.

Compartir
Vagones exclusivos en Brasil.

La Red de Mujeres emitió un comunicado expresando su “preocupación e indignación” ante el proyecto de ley presentado por la legisladora Graciela Ocaña, que busca exigir que el subte de la ciudad de Buenos Aires cuente con vagones “exclusivos” para las mujeres con el fin de evitar el acoso sexual físico y verbal en el transporte público. “Creemos que es una idea con una fundamentación peligrosa: insistir en que las mujeres tenemos que limitarnos y privarnos de usar los espacios públicos, con el fin de estar seguras, es desviar la discusión de donde realmente debe darse: que todas y todos podamos hacer uso de los espacios públicos con respeto y equidad”, advirtió la entidad.

“Sobre todo nos preocupa que una política pública tan retrógrada como esa sea impulsada por una mujer sin siquiera tener en cuenta los antecedentes poco positivos que ha tenido en países como México y Brasil, donde los problemas de acoso sexual en espacios públicos están lejos de resolverse”, compararon desde la Red.

“Creemos en políticas públicas orientadas a garantizar la seguridad de las mujeres al mismo tiempo que no se limita ninguna de sus libertades. Estamos convencidas de que el trabajo tiene que ser mucho más profundo y tiene que tener como objetivo la desnaturalización de estas prácticas de parte de toda la sociedad, al mismo tiempo que se fortalecen las respuestas institucionales y estatales que se brindan ante las denuncias de las mujeres”, indicaron.

“Segregarnos no sólo es discriminatorio sino totalmente inútil para resolver una problemática mucho más profunda como lo es el dominio machista y patriarcal del espacio público. Luego de la masiva movilización de Ni Una Menos, plantear una estrategia de este tipo está muy lejos de satisfacer las necesidades de las mujeres. No se trata de generar más ámbitos privados donde estemos seguras, porque a fin de cuentas, vamos a tener que salir de los vagones rosas y enfrentarnos a la misma violencia machista en las calles, que no tienen colores especiales para transitar”, enfatizaron.

Dejar una respuesta