Compartir
Club Villa Najera, de San Fernando, en Plaza de Mayo. Foto: Edgardo Gómez

A pesar del anuncio del presidente Mauricio Macri, que prometió la devolución del 40% de la factura de luz a los clubes de barrio, estas instituciones están en pie de guerra contra los aumentos de los servicios y piden ser incluidos en la tarifa social. El reclamo, que ayer se manifestó fuertemente en Plaza de Mayo, es acompañado por clubes de Zona Norte y hasta por numerosos intendentes de la región.

Ayer, por caso, se conoció que la Justicia Federal dictó la primera medida cautelar contra el tarifazo en los servicios, a favor de seis clubes de San Martín. La dictó el Juzgado Federal Civil y Comercial N° 2 de San Martín, tras un recurso de amparo que presentaron los clubes Social y Deportivo Las Heras, Deportivo San Andrés, Tres de Febrero; Ferrocarril Mitre, Deportivo, Social y Cultural, Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester y Sportivo Villa Ballester.

“En nuestro club hemos recibido las boletas de luz y de agua con más del 500% de aumento, por suerte todavía no nos llegó la del gas”, contó a El Argentino ZN Fausto De Angelis, secretario del Club Atlético y Social Villa Najera, de San Fernando, mientras protestaba en Plaza de Mayo. Y cuestionó el anuncio del presidente: “En vez de discutir sobre las tarifas sociales, que venimos pidiendo y que fue aprobada por ley ya el año pasado, este gobierno no sólo no la está está instrumentando, sino que nos quiere conformar con un descuento por sobre el aumento de la luz”. Destacó además que temen por la subsistencia de los clubes, porque las altas tarifas impactan directamente en todos los precios: “En vez de pensar en mejorar las actividades, nos vemos obligados a achicarlas”.

Es que los clubes de barrio vienen sufriendo desde hace años por la falta de incentivos para promover sus actividades, que habitualmente son llevadas adelante por un grupo de socios que sostienen el espacio “a pulmón” en beneficio de cada barrio. Su lenta agonía se vio incluso reflejada por José Campanella en su film “Luna de Avellaneda”, que ya en 2004 mostró la crisis que estaban viviendo.

Foto: Edgardo Gómez
Foto: Edgardo Gómez

“Dentro de la tristeza que tenemos, estamos muy contentos con la repercusión y la movilización de hoy: es un día histórico para los clubes de barrio”, señaló a El Argentino ZN Christian Font, representante de la Unión Nacional de Clubes de Barrio, durante la movilización frente a la Casa Rosada. “Hubo una caravana de más de 1500 autos que vinieron desde el conurbano y desde distintos puntos de la Ciudad, con familias enteras y niños, a darle un mensaje contundente al Presidente”, destacó. Y agregó: “Es grande la desesperanza, son tarifas que van desde el 400 al 1000% de aumento y que no podemos pagar. Pero además, el anuncio sólo fue sobre las tarifas de la luz, se olvidaron del agua y del gas. Queremos, exigimos una solución real”. Además de la devolución del 40% de las bolestas de luz, Macri anunció topes de hasta 500% en los incrementos, otra medida que también fue tomada como una burla.

Preocupación de intendentes de la región

Intendentes y diferentes fuerzas políticas expresaron su preocupación al respecto, y algunas autoridades, incluso, decidieron tomar iniciativas locales para evitar que los aumentos provoquen la desaparición de los clubes.

Desde la Municipalidad de Escobar, por ejemplo, se promueve la presentación de un petitorio conjunto ante los entes regulatorios y el gobierno nacional para que todas las entidades de bien público y clubes barriales del distrito accedan a la tarifa social de servicios públicos. “Esta iniciativa no es política ni en contra de nadie, sino a favor de todas las entidades de Escobar que cumplen un rol social fundamental en la vida de nuestra comunidad. Con este petitorio queremos aunar una voz conjunta, que tiene tonos diversos, pero que defiende una opinión común, que es la de defender a las entidades y los clubes de barrio del municipio”, enfatizó el intendente Ariel Sujarchuk durante el encuentro que reunió a los representantes clubes barriales del distrito.

Los clubes Estudiantes y Flamengo FC de Garín, Escobar, en Plaza de Mayo. Foto: Edgardo Gómez
Los clubes Estudiantes y Flamengo FC de Garín, Escobar, en Plaza de Mayo. Foto: Edgardo Gómez

El Intendente de San Fernando, Luis Andreotti, también se manifestó preocupado hace unos días por este tema: “Que no se los incluya dentro de la tarifa social, preocupa. La verdad es que desconocen el trabajo de inclusión que hacen los clubes y las sociedades de fomento”. Y agregó: “Estas realizan un trabajo de contención social que tendría que hacer el estado Nacional y Provincial. La tarifa social tiene que ser una alternativa para ayudar a los que menos tienen y debe extenderse para beneficiar particularmente a clubes de barrio, comedores y centros de jubilados, entre otras entidades de bien público”.

El intendente de San Martín Gabriel Katopodis, en tanto, se reunió hace unos días con representantes de 80 clubes de barrio y sociedades de fomento de la ciudad, en el Club Las Heras de Villa Ballester, y ayer se refirió a la cautelar que la Justicia dictó a favor de seis clubes de su distrito: “Vmos a garantizar que los clubes de barrio sigan abiertos”, señaló. Y destacó: “El gobierno es insensible y no puede ser que los presidentes de los clubes estén ocupando su tiempo en recorrer juzgados federales en vez de estar con los pibes en los barrios”.

Julio Zamora, jefe comunal de Tigre, hizo lo propio junto a Sergio Massa, durante una recorrida por clubes durante las celebraciones del 25 de Mayo:  “Seguimos trabajando para hacerle saber al Estado Nacional que necesitamos respaldo para estos clubes y evitar que paguen tarifas exorbitantes. Entendemos que estos son espacios de integración comunitaria, que se complementan con el trabajo que llevamos adelante desde los polideportivos y los talleres culturales”, destacó.

El único que no salió a cuestionar las tarifas fue el intendente de Pilar, Nicolás Ducoté, que representa a la Alianza Cambiemos. Pero tuvo que salir a dar respuesta a la difícil situación que atraviesan estas instituciones barriales: junto a los intendentes de Morón y Tres de Febrero, que pertenecen a su misma fuerza política, presentó un plan de subsidios, equivalente a un 50% del incremento, para los principales perjudicados por los tarifazos en los servicios públicos.

Dejar una respuesta