Calu, la booktuber de Benavídez

Calu, la booktuber de Benavídez

En tiempos de textos en 140 caracteres, ellos se dedican a leer y recomendar libros en las redes sociales. Aunque en Argentina hay apenas algunas decenas de booktubers, el fenómeno crece en todo el mundo. En Tigre vive una de sus referentes locales: Carla Dente, premiada como la Booktuber del año en la última Feria del Libro.

Compartir

carla 2Salvo novelas románticas, Calu lee cualquier cosa. Su biblioteca crece sin parar y lee entre cinco y ocho libros por mes. No por casualidad se convirtió en una de las primeras booktubers de la Argentina. Esa reducida pero creciente tribu de adolescentes y jóvenes que fomentan la lectura a través de las redes sociales. Su canal en Youtube, “Mi mundo está en tus páginas”, tiene más de 15.500 seguidores. Es una niña mimada entre las editoriales y en la última Feria del Libro fue elegida como la Booktuber de la Feria 2016.

Calu es Carla Dente y tiene 18 años. Vive en Benavídez, partido de Tigre. Pero viaja todo el tiempo al barrio porteño de Caballito para cursar la carrera de Edición en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Desde que terminó el colegio y arrancó la vida universitaria, teme quedarse sin tiempo para leer y recomendar libros en las redes sociales, el hobby que la consagró como booktuber. “Leo cierta cantidad de libros por mes, hago un resumen de las lecturas, lo filmo, lo edito y lo subo (a la web). Si me gustó mucho, hago un video solo para ese libro. Últimamente leo menos, pero suelo leer entre cinco y ocho por mes. Menos novela romántica, cualquier cosa”, dice en diálogo con El Argentino ZN.

“Booktube es como una rama dentro de los youtubers, pero que hablan de libros”, explica para quienes aún no conocen su mundo. Y aclara: “No somos críticos literarios, solamente damos una opinión sincera de lo que nos pasó leyendo cada libro. Recomendamos libros, hacemos juegos, tratamos de que a otros adolescentes les llame la atención leer”. En su escuela secundaria, el Instituto Ezequiel Martínez Estrada de Benavídez, la lectura no estaba demasiado extendida. Para contribuir con el crecimiento de su biblioteca, Calu eligió a su colegio como beneficiario del premio que le otorgó la última Feria del Libro: 25 ejemplares para ella y 25 para la entidad que quisiera, que serán entregados en la próxima Feria del Libro Infantil y Juvenil.

A Carla siempre le gustó leer. Pero no encontraba a nadie alrededor para pedirle recomendaciones literarias. En su casa tampoco se dedicaban a las letras. “Todos los blogs y canales que conocía eran españoles y mexicanos. Entonces cuando había algo ahí que quería leer, iba a la librería y eran libros que no estaban en Argentina. Eso me bajaba el ánimo. Entonces me puse a buscar como loca sitios argentinos y encontré dos: Lee, sueña, vuela y Llave de tinta. Me re gustó lo que hacían y dije ‘qué bueno sería hacerlo’”, cuenta.

Así, a los 14 empezó con un blog y a los 16 se animó a tener su propio canal de Youtube. “Podía comprarme una cantidad de libros por mes para empezar, para probar. No sabía nada de programar un blog, fui viendo un montón de tutoriales”, recuerda Carla, ahora experta en la materia. Graba los videos en su casa, con su biblioteca de fondo y sólo cuando está lindo el día, para aprovechar la luz natural. Al principio tenía que invertir sus ahorros en libros. Pero desde que se convirtió en una referente entre los booktubers las editoriales se encargan de mandarle sus novedades. Aunque lee casi todo lo que cae en sus manos, tiene sus favoritos: los géneros realismo y fantasy y los autores Neil Gaiman, David Levithan y Truman Capote. “Lo hago porque me gusta. Apenas sienta que empiezo a leer por obligación, lo dejo”, asegura.

Carla comenta que el fenómeno es bastante nuevo en la Argentina, pero en países como México y España ya es algo masivo. “Acá empezó en 2013. Yo arranqué en ese año, con tres o cuatro más. Ahora conozco unos 25 booktubers argentinos. Ya se está asentando acá, se nos reconoce un poco más”, dice Calu, la booktuber de Benavídez.

Dejar una respuesta