Alarma por el aumento de robos y secuestros en la región

Alarma por el aumento de robos y secuestros en la región

Vecinos de Derqui marcharon anoche para reclamar más protección. En Vicente López y Don Torcuato, se organizan para exigir más patrullaje y medidas de seguridad. San Martín, uno de los distritos más golpeados por los secuestros. Desde todos los niveles gubernamentales se admite que el problema crece.

Compartir

“Señor ladrón, ya no tengo nada. #3VecesEnUnMes”. La foto de un vecino de Derqui mostrando un cartel manuscrito con esa consigna circuló en las últimas semanas en las redes sociales y hasta llegó a la portada de un diario de tirada nacional. La difusión de esa imagen fue el último recurso para una familia que sufrió tres asaltos consecutivos: en el último, los delincuentes se llevaron hasta las donaciones reunidas tras los dos primeros robos. El caso se volvió simbólico, no sólo en el partido de Pilar. El incremento de la inseguridad, desde robos menores hasta secuestros, preocupa cada vez más en la región.

tres vecesAyer, vecinos de Presidente Derqui volvieron a manifestarse para reclamar más presencia policial y poner fin a la ola de robos. “Derquinos, a decir basta a los robos. Nos están matando y nadie nos protege”, decía la convocatoria a la marcha, que convocó a más de un centenar de hombres, mujeres y chicos con pancartas. El punto de concentración fue Avenida de Mayo y Dorrego, frente a la comisaría local. “Nos sentimos abandonados por el Municipio, nadie se acercó para darnos soluciones o simplemente para expresarnos su preocupación”, dijo días antes a diario Crónica Andrés Ayala, autor del desesperado cartel luego de tres robos seguidos.

La preocupación no sólo se da en Pilar. En Vicente López, vecinos organizados a través de las redes sociales están convocando a una reunión para el próximo fin de semana, para definir medidas de protesta y exigir más protección al Municipio y la Provincia. “Este sábado un grupo de vecinos está organizando reunirse en Laprida y Sarmiento, donde supuestamente hay una comisaría móvil con monitoreo. No van a parar hasta que (Jorge) Macri escuche; el reclamo es por todo Vicente López: entraderas, arrebatos, robos en casas, heridos, etc.”, enumeró una vecina. Las voces de alerta llegaron también desde Villa Martelli, donde vecinos denunciaron que hubo reiterados y violentos casos en los últimos días.

En Tigre, en tanto, las reuniones por este tema se multiplican entre los habitantes de Don Torcuato. En las últimas semanas hubo encuentro entre vecinos y fuerzas de seguridad en los barrios de Aviación y Baires, donde hubo reclamos por más patrullaje, botones antipánico e información estadística certera. Se manifestó especial preocupación por la participación de menores en delitos y por el aumento del consumo de droga. “La situación en Torcuato es gravísima. Hay sólo 14 efectivos por turno patrullando y sólo cinco móviles para una población que supera los 100.000 habitantes. Sin duda, el problema es político: la negación del problema hace que no exista posibilidad”, escribió Néstor Mercado, referente local y uno de los organizadores de las reuniones contra la inseguridad.

No sólo la gente de a pie advirtió el aumento de robos y otros delitos, que crecen en paralelo con la crisis social. Dos semanas atrás, los intendentes peronistas reunidos en la Federación Argentina de Municipios de la Provincia de Buenos Aires le manifestaron a la gobernadora María Eugenia Vidal su “profunda preocupación respecto a los hechos de inseguridad” y reclamaron que gestione la “urgente intervención” del Gobierno nacional tanto en el aspecto económico como técnico.

Según estadísticas oficiales, en los primeros cinco meses de este 2016 se registraron al menos 78 secuestros extorsivos en provincia de Buenos Aires. San Martín es uno de los distritos más afectados por este tipo de delitos. Semanas atrás, la zona fue noticia por la captura exprés de dos empresarios en un mismo día. “Para delitos complejos como narcotráfico y secuestros extorsivos, reclamamos mayor presencia de las fuerzas federales y Gendarmería”, expresó por entonces el intendente, Gabriel Katopodis.

En tanto, desde el propio Gobierno nacional reconocieron la preocupación por el incremento de secuestros en toda la región metropolitana. Si bien no admitieron una ola de casos, sí anunciaron el lanzamiento de un operativo para bajar la intensidad de este delito. El anuncio contempla procedimientos sorpresa, saturación de “zonas calientes” y la puesta en circulación de brigadas de policías de civil, medida de por sí polémica. Según lo anunciado, esto es coordinado por las autoridades de Gobierno Nacional y del provincial, con grupos de las cuatro fuerzas federales –Policía, Prefectura, Gendarmería y hasta la Policía Aeroportuaria– en complementación con la Policía Bonaerense.

Dejar una respuesta