Sorpresa: Riquelme visitó a Macri en Olivos

Sorpresa: Riquelme visitó a Macri en Olivos

Enemigos íntimos durante casi veinte años, Román le regaló una camiseta al Presidente y lo invitó a acompañarlo en su futuro, en el que aparecen el partido despedida y una eventual carrera política en Boca. ¿El fin del "Topo Gigio"?

Compartir

Atrás parecen haber quedado las históricas diferencias entre el crack y el dirigente, inmortalizadas en aquel festejo que dio la vuelta al mundo.  Pasadas las 15, Juan Román Riquelme llegó a la residencia presidencial acompañado por su hermano Christian y se mostró cordial con el primer mandatario. Ajeno a un contexto de aumento de precios, inflación, ley antidespidos y Panamá Papers, Mauricio Macri charló durante un rato largo con el ídolo, con Boca Juniors como natural tema excluyente de la conversación.

El encuentro pudo verse en la cuenta oficial de Snapschat de la Presidencia. “Hoy me visitó Román en Olivos”, fue el escueto comunicado que publicó Macri en sus diferentes redes sociales. Según trascendió, fue una reunión amena, en la que el ex futbolista le regaló su histórica camiseta número diez, recorrió las instalaciones de la quinta presidencial y se permitió bromear con el Presidente. “Estamos más viejos. Se lo ve bien. Ojalá que tenga la suerte que le vaya muy bien en el país como pasó en nuestro club. Tuve la suerte de estar con el presidente del país y espero que dentro de un tiempo me pueda acompañar”, expresó Riquelme, quien está gestionando su partido homenaje para fin de año y aspira en un futuro no tan lejano a pelear por la presidencia de Boca.

El encuentro parece dejar atrás una historia signada por los enfrentamientos. Macri fue el destinatario del histórico festejo del “Topo Gigio”, luego de que Román le convirtiera un gol a River en el 2001 y cruzara media Bombonera para apuntar al palco presidencial, mientras Macri, celebraba con su entonces esposa Isabel Menditeguy en uno de sus palcos familiares, ubicado en la tribuna de enfrente.

Riquelme continuó la relación tensa con Daniel Angelici, delfín macrista en el club de la Ribera, quien nunca estuvo cómodo con la presencia de Román en el plantel. Un plebiscito espontáneo en la Bombonera lo obligó a quedarse con el crack y no renovarle a Julio César Falcioni, pese a que él pretendía hacer lo contrario. A mediados de 2014, Angelici se tomó venganza y decidió no renovarle al 10, que se fue a Argentinos Juniors.

Con Riquelme ya retirado, Macri no vio con buenos ojos que se lo viera cerca de Sergio Massa. En octubre pasado, en plena campaña electoral, el líder del Frente Renovador nombró a Riquelme, vecino de Don Torcuato, como ciudadano ilustre de Tigre, en un acto multitudinario a orillas del Río Luján. Pero la visita de esta tarde abre un nuevo giro en una relación que lleva veinte años. Por conveniencias políticas, o por un real acercamiento, Macri y Riquelme intercambiaron sonrisas, regalos y buenos deseos. ¿Cómo seguirá la historia?

Dejar una respuesta