Pilar, ¿un anticipo de lo que se viene a nivel nacional?

Pilar, ¿un anticipo de lo que se viene a nivel nacional?

El distrito que gobierna Nicolás Ducoté, del Pro, fue noticia por la aprobación de una ordenanza antidespidos. Pero el intendente la vetó, al tiempo que anunció un acuerdo con los gremios. ¿Un reflejo a pequeña escala de lo que se hará en la plana mayor?

Compartir

A nivel nacional, todavía es una incógnita si el proyecto de ley antidespidos –que ya cuenta con aval en el Senado- será aprobado o no en la Cámara de Diputados. También está por verse si, ante su eventual sanción, llegará o no el veto presidencial. En tanto, ya hay un escenario a pequeña escala donde puede evaluarse el vínculo entre la gestión de Cambiemos y las medidas legislativas para frenar los despidos: el Municipio de Pilar.

Este distrito del norte del conurbano gobernado por el macrista Nicolás Ducoté fue noticia a fines del mes pasado, cuando el Concejo Deliberante aprobó un proyecto presentado por el Frente Renovador para suspender las cesantías de personal municipal tanto en el ámbito del Ejecutivo como del Legislativo local. La ordenanza aprobada prohibía los despidos en el distrito hasta diciembre de 2017.

Apenas fue votada la medida, Ducoté la tildó de “innecesaria”. Y, en los últimos días, reafirmó su rechazo con un veto. El intendente justificó su decisión al considerar que la ordenanza constituía “un condicionamiento inadecuado para la gestión”. Al mismo tiempo –para compensar el rechazo al veto- firmó un compromiso público con la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y el Sindicato de Trabajadores Municipales (STMP) según el cual el Municipio de Pilar “no realizará desvinculaciones laborales hasta fines del año que viene y buscará aumentar la planta de trabajadores”. En concreto, el acta firmada menciona el mantenimiento de la planta municipal en al menos 5.176 trabajadores hasta diciembre de 2017, el pase a planta permanente a 150 trabajadores en agosto de 2016 y el pase paulatino de trabajadores a planta transitoria en los próximos meses.

Pero la puja no terminó allí. La oposición del Concejo Deliberante de Pilar anticipó que volverá a tratar la ordenanza antidespidos, pese a que ya fue vetada por Ducoté. Tanto el bloque del Frente Renovador –impulsor de la iniciativa-, como el Frente Pilarense para la Victoria y el Partido Justicialista anunciaron que insistirán con la medida. Para volver a aprobarla, los concejales no oficialistas necesitarán dos tercios de los votos: 16 sobre 24. Cabe recordar que la oposición actualmente suma 17 bancas, aunque tras el acuerdo de los gremios con el intendente algunos de los ediles que votaron a favor de la ordenanza antidespidos podrían no levantar la mano esta vez.

El titular del legislativo, Osvaldo Pugliese (FR), consideró un “error” del jefe comunal el haber rechazado la ordenanza y cuestionó la postura de los gremios. “Ducoté cambió una ordenanza elaborada por un bloque, trabajada en comisión y discutida en cuarto intermedio por todos los concejales, por un pacto de escritorio que permite la mano de obra política en el Estado municipal”, disparó por su parte el massista Adrián Maciel. “Seguramente vamos a tratarla nuevamente. Es una herramienta necesaria, en función de lo que está sucediendo nivel nacional y local en cuanto a la economía y la inestabilidad laboral. Quizá con modificaciones y convocando a los sindicatos, pero la trataremos otra vez”, indicó Nicolás Darget, del PJ. “El convenio no tiene la fuerza de la ordenanza, y si bien garantiza la cantidad de empleados, se podrá despedir gente y cubrirla con otra y esos no es estabilidad”, criticó Federico de Achával, del Frente Pilarense para la Victoria.

Mientras se espera el próximo capítulo de la saga en Pilar, a nivel nacional el Presidente también se apresuró a anunciar acuerdos que pudieran funcionar como contrapeso de un eventual veto del proyecto antidespidos. Al compromiso firmado por empresarios para no despedir empleados durante los próximos tres meses se sumó en los últimos días el anuncio de un acuerdo con la compañía Arcos Dorados para el empleo de cinco mil jóvenes en Mc Donald’s a cambio de un sueldo de 4.500 pesos (mil de ellos, aportados por el Estado). El anuncio, hasta el momento, generó más críticas y burlas que aprobación.

Dejar una respuesta