Furia y golpes en el Hospital de Pilar

Furia y golpes en el Hospital de Pilar

Un médico y dos trabajadores municipales fueron agredidos violentamente por pacientes que reclamaban ser atendidos. La noche anterior, habían advertido a las autoridades del hospital que no había personal policial en el lugar.

Compartir

Desde que llegó el frío, la guardia del Hospital Sanguinetti de Pilar –igual que la de todos los centros de salud- está cada vez más poblada. El fin de semana, el combo de pacientes en aumento, personal insuficiente, falta de medidas de seguridad y bronca acumulada se volvió explosivo. Según denunciaron desde la Asociación de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) de Pilar, un médico y dos trabajadores municipales fueron ferozmente golpeados ayer por la tarde por pacientes enardecidos que llevaban horas de espera. El sábado por la noche, previendo la situación, el personal ya había advertido a las autoridades del hospital sobre la falta de presencia policial.

“Lo que pasó el sábado y domingo es lo que va a pasar muchas veces si no tenemos la contención adecuada”, advirtió a El Argentino Zona Norte Mirta Ortega Sanz, referente de CICOP y médica desde hace más de dos décadas en el hospital municipal. “Hay sólo dos consultorios de clínica médica, y se estaban anotando cuatro o cinco pacientes por minuto. Es imposible matemáticamente que dos consultorios evacúen ese número de pacientes. Al haber un mayor flujo de pacientes tienen que poner más médicos. Si eso no se resuelve, la gente espera entre dos y tres horas y eso caldea los ánimos”, resumió.

Según relató, el sábado cerca de la medianoche el médico que quedó a cargo de la guardia –Luis Escobar- le informó al director del hospital –Juan Manuel Ordoñez- que no había custodia policial en el lugar y se estaba generando una situación conflictiva en el sector de espera. “El director contestó al otro día a la mañana. Al mediodía se presentó la subdirectora y dijo que llamaran a la Policía si pasaba algo”, dijo Ortega Sanz. Y pasó: Escobar y dos empleados municipales –que cumplían tareas de seguridad ante la falta de presencia policial- fueron atacados con golpes de puño.

“Ayer a las 19 llegó el director, ingresó por la parte de atrás cuando la gente ya había golpeado al jefe de la guardia. Había gente esperándolo con quejas y él dijo que la culpa era de los médicos: enfrentó más a los pacientes con los médicos”, denunció la referente de CICOP. Hoy, los trabajadores agredidos estaban realizando tanto la denuncia policial como al Colegio de Médicos “por la falta de contención”.

El violento episodio se inscribe en un largo reclamo por falta de recursos, de personal, pedidos de recomposición salarial y situación de desborde general, como en tantos otros hospitales municipales y provinciales del conurbano. “Nosotros estamos planteando que con los consultorios que hay pueden hacer un movimiento para armar un consultorio más y que haya además un cuarto médico que pueda cubrir a los otros cuando se levantan y que no se detenga la atención”, indicó Ortega Sanz. “Venimos reclamando por recomposición salarial, por mejor calidad de comida, por condiciones dignas de trabajo. El hospital nuestro no hizo paros, no los propiciamos, pero los médicos están pidiendo adherirse porque no somos escuchados”.

Dejar una respuesta