El teatro como herramienta de inclusión en Tigre

El teatro como herramienta de inclusión en Tigre

Amalia Boselli y Natalia Bindenmaister, de la compañía Torcacita, presentan “Yo le canto a la luna”: música, cuentos y teatro de sombras en un espectáculo interactivo para los más chicos que también interpela a los adultos.

Compartir

Una docente de música y escritora, y una actriz y titiritera son las responsables de “Yo le canto a la luna”, un espectáculo de canciones, cuentos y teatro de sombras, con el foco en los más chicos pero que también interpela a los adultos. Después de trabajar como docente en jardines de infantes, Amalia Boselli se instaló en Tigre hace cinco años y encontró su lugar en la Casa de Fortalecimiento Familiar y Comunitario (C.A.F.F.), una oficina de protección de los derechos del niño ubicada en el Barrio Almirante Brown, en El Talar.

Allí creó “Chicos en ronda”, una juegoteca abierta y gratuita que fue cobrando vida, mientras otros talleres crecían a la par.  En ese contexto de creatividad se juntó a la actriz Natalia Bindenmaister para formar la Compañía Torcacita, que hace su presentación oficial con “Yo le canto a la luna”, hoy a las 17 en Casa de las Artes, Tacuarí 90 -Tigre-.

El disparador del espectáculo es el cuento “Rosaluna y los lobos”, de la francesa Magali Le Huche. Al ver lo que sucedía con ese relato entre los chicos, comenzó el vínculo con canciones populares y dramaturgia propia, con la fascinación que genera la luna como hilo conductor. “Siempre hay un misterio detrás de la luna”, resume Amalia, maestra de música y escritora. Con una técnica milenaria que juega con las luces y las sombras, los títeres de Natalia cobran vida en cada relato y cada canción en un espectáculo interactivo que siempre, en última instancia, conecta con el juego.

En ese recorrido filosófico por la luna, por sus diferentes formas, por sus ausencias, la obra no pierde de vista el cuidado ni el interés de los más grandes. “Creo que ven reflejados las preguntas de los niños que fueron, y las que se hacen hoy como adultos, y como padres”, expresa Amalia, quien lleva publicados cuatro libros de literatura infantil, entre ellos “La princesa guerrera”, cuya historia que hace foco en la diversidad. “Es una princesa que se enamora de una cazadora. Cuando yo era chica no había relatos de este tipo y está bueno ver cómo la historia pega en los chicos. No deja de ser una historia de amor, y muchas veces los prejuicios dependen más de los adultos”.

“Chicos en ronda”: el juego como promoción del desarrollo temprano

La C.A.F.F. es un servicio de promoción y protección de los derechos del niño que funciona desde 1999 en los barrios Almirante Brown y San Pablo de El Talar, una de las partes más olvidadas del Municipio de Tigre. Asisten por día más de cincuenta chicos, a veces en compañía de sus padres, que participan de la juegoteca “Chicos en Ronda” y de talleres de música, teatro y construcción entre otras actividades.

El espacio cuenta con asistencia legal y psicológica, pero el elemento clave es el juego y la recreación. “Notamos que muchos chicos, a pesar de ir al jardín, no jugaban. Queremos recuperar lo más simple, que se sienten en el piso, que jueguen, que dibujen”, expresa Amalia, y manifiesta la voluntad necesaria de intercambiar esfuerzos con las entidades vecinas. “Laburamos en capacitación con las escuelas de barrio. Queremos seguir creciendo, sacando la juegoteca a la calle e invitamos a que conozcan nuestro proyecto”. Para más información, visitar www.caff.org.ar

 

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta