Prohíben despedir trabajadores municipales de Pilar hasta 2017

Prohíben despedir trabajadores municipales de Pilar hasta 2017

La ordenanza fue aprobada tras un largo debate. El proyecto fue presentado por el Frente Renovador y contó con el apoyo del Frente Pilarense para la Victoria. Los ediles de Cambiemos intentaron recortar el plazo de vigencia, pero se aprobó la medida hasta fines del año que viene. Ducoté dijo que es “innecesaria”.

Compartir
Trabajadores municipales de Pilar.

En línea con el proyecto que obtuvo media sanción en el Senado nacional, la oposición del Concejo Deliberante de Pilar aprobó ayer una ordenanza que prohíbe despedir trabajadores en el Municipio hasta diciembre de 2017. El proyecto fue presentado por el Frente Renovador (FR) y contó con el apoyo del Frente para la Victoria (FpV). El intendente de Cambiemos, Nicolás Ducoté, dijo que se trataba de “una medida innecesaria”.

La iniciativa se aprobó ayer, tras un largo debate. Contó con 16 votos a favor (FR y FpV) y siete en contra (Cambiemos). La ordenanza suspende las cesantías de personal municipal, tanto en el ámbito del Ejecutivo local como del Legislativo, a partir de mayo. Los ediles del oficialismo intentaron acortar el plazo de vigencia de hasta diciembre de este año, pero se votó lo planteado por la oposición: sin despidos hasta diciembre de 2017.

La prohibición de cesantías abarca también a quienes están contratados o becados. Y protege sólo a los trabajadores del ámbito estatal,  pero por otro lado la ordenanza fiscal vigente prevé sanciones impositivas para las empresas locales que despidan personal. “No queremos que haya despidos masivos, no queremos que los trabajadores se queden en la calle”, dijo el concejal massista Silvio Rodríguez, autor del proyecto. Federico de Achával, del Frente Pilarense para la Victoria, resaltó que “los trabajadores tienen garantizado, por el tiempo que prevé este proyecto, el plato de comida en su mesa. En esta época sin certezas y de inflación es necesaria esta herramienta que le devuelva la tranquilidad al empleado municipal”.

En declaraciones ante la prensa, el intendente Ducoté consideró que “es una medida innecesaria; si uno cuenta la cantidad de gente que había antes en el Municipio, ahora hay más. No tenemos previsión de reducir el empleo público, sino lo contrario. Pilar necesita más empleados, más policías, médicos, enfermeros. No están preocupados los sindicatos, ni trabajadores; es una expresión de un espacio político. Decir que no podemos reemplazar gente hasta fines de 2017 es políticamente intencionado”. Con el argumento de que sólo hubo despidos donde había ‘ñoquis’, sostuvo que “si hay alguien que no trabaja y le está sacando el trabajo al que sí lo quiere hacer, ese no va a estar más. Y si hasta ahora no hubo reclamos, es porque se separó a la gente que no trabajaba”.

Tras la aprobación de la ordenanza, el Ejecutivo tiene diez días hábiles para determinar qué hace: si la promulga, algo que puede suceder de hecho si supera ese lapso sin que se tome una determinación, o si la veta. Mientras tanto, a nivel nacional, las centrales sindicales marchan con un reclamo unificado y en el Congreso avanza el proyecto con la misma intención de frenar los despidos y el mismo interrogante hacia el presidente Mauricio Macri: ¿lo vetará?

Dejar una respuesta