Pilar violento

Pilar violento

Un jubilado masacrado con su propio bastón. Un comerciante baleado en la cabeza. Un hombre asesinado de un tiro en el pecho al resistirse a un asalto. Una anciana atacada a martillazos. En las últimas semanas, una ola de robos violentos y fatales sacudió al distrito de Pilar.

Compartir

Una seguidilla de robos violentos y crímenes sacudió a Pilar en las últimas semanas. El caso más reciente fue el de un jubilado asesinado a golpes en su casa. Según las primeras pericias, habría sido atacado con su propio bastón. El mismo día, un comerciante fue baleado en la cabeza durante un asalto.

El anciano, identificado como Rubén Smith, de 70 años, fue encontrado muerto en su casa por sus familiares. Estaba tendido sobre una cama y golpeado. Ocurrió en la calle Paraguay al 500, del barrio Agustoni, el domingo por la mañana. Los ladrones se llevaron dinero, un televisor y un equipo de audio.

Casi a la misma hora y a sólo tres cuadras de allí, en Bernardo Houssay al 400, cinco asaltantes vestidos de policías, que se trasladaban en tres autos y portaban armas largas y cortas, entraron en la vivienda de un comerciante de 41 años, de nacionalidad colombiana. Tras golpearlo, le sacaron dinero, electrodomésticos y equipos de informática. Antes de darse a la fuga, los delincuentes lo balearon en la cabeza. La víctima está internada en el Hospital Sanguinetti, con pronóstico reservado.

El lunes anterior, un hombre de 42 años que trabajaba como mensajero fue asesinado durante un intento de robo en la ruta 25, también en Pilar. Si bien en un primer momento trascendió que Simón Olmedo había fallecido en un accidente de tránsito cuando conducía su moto, luego se supo que había recibido un tiro en el pecho tras resistirse a un robo.

La semana previa, una jubilada brasileña de 78 años había sido salvajemente asesinada en su casa de Pilar. La víctima se llamaba Shirley Pacheco y vivía en 11 de Septiembre al 1100, donde fue atacada a martillazos en la cabeza por un ladrón que le robó dinero, herramientas y otras pertenencias. Días más tarde fue acusado por el crimen un hombre que realizaba tareas de jardinería para la anciana. Lo habían detenido en el marco de otro robo y quedó implicado por tener en su poder un serrucho zapallero y otras herramientas de la anciana.

Dejar una respuesta