Compartir
Una de las marchas para pedir justicia por Paula.

Se llamaban Shirley Pacheco y Paula Cufré. Una tenía 78 años y la otra, 88. Shirley vivía en Pilar y Paula, en Escobar. No se conocían. Pero las dos murieron en los últimos días, en circunstancias trágicas que esperan justicia. La anciana de Pilar fue asesinada de un martillazo en la cabeza. La octogenaria vecina de Escobar murió el último fin de semana, tras permanecer más de dos meses internada por las heridas que sufrió en un intento de violación en plena calle.

Por el crimen de Shirley Pacheco, la Policía busca a un hombre que la víctima había contratado para realizar trabajos de jardinería en su casa. El hecho ocurrió el jueves pasado por la tarde, cuando vecinos de Shirley Pacheco oyeron sus gritos y pedidos de auxilio. Al acercarse a su casa de 11 de Septiembre al 1100, en Pilar, la encontraron tirada y con la cabeza ensangrentada, en el galpón ubicado detrás de la vivienda.

La anciana, de origen brasileño, fue trasladada al Hospital Sanguinetti. Los médicos confirmaron que había recibido un fuerte golpe en el cráneo. A las pocas horas, falleció. En el galpón de la casa, personal policial halló un martillo que coincide con el tipo de herida que presentaba Pacheco.

Según contaron los vecinos, la mujer vivía sola desde la muerte de su esposo y había contratado a un hombre que ese día se ocupaba del mantenimiento del jardín y del parque. Interviene en el caso la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 descentralizada de Pilar, perteneciente al Departamento Judicial San Isidro, a cargo de Leonardo Loiterstein, quien solicitó el análisis de las grabaciones de las cámaras de seguridad instaladas de la zona en busca de pistas que permitan identificar al asesino.

El caso de Paula Cufré causó indignación en la comunidad de Ingeniero Maschwitz, en Escobar. El 7 de febrero pasado, la anciana de 88 años fue atacada en la vía pública, cuando salía a hacer las compras, por un hombre de unos 30 años que le robó e intentó violarla. Ante la resistencia de la jubilada, el violador la golpeó salvajemente, causándole graves heridas. La abuela quedó tirada en la vereda y fue asistida por un transeúnte. Permaneció internada hasta el sábado pasado, cuando su cuadro se complicó y falleció.

El agresor se fugó, nunca fue identificado y la familia de la víctima denuncia que no hay avances en la causa. Por eso, durante la prolongada internación de la anciana, parientes y vecinos realizaron marchas a la Fiscalía Descentralizada de Escobar para reclamar el esclarecimiento del caso y solicitar testigos.

Dejar una respuesta