“Siluetazo” por la memoria

“Siluetazo” por la memoria

Organizaciones políticas y de derechos humanos de distintos distritos realizaron una intervención artística por los barrios para recordar a los desaparecidos que vivieron y trabajaron allí. Los preparativos en la Casa de la Memoria Jorge “Nono” Lizaso, lugar emblemático donde se reunían, desde 1973, militantes peronistas.

Compartir
Preparativos para el “Siluetazo” en la Casa de la Memoria Jorge “Nono” Lizaso. Foto: Gentileza Pau Muzzio

A 40 años del golpe cívico militar, organizaciones políticas y de derechos humanos de Zona Norte realizaron en la noche del 23 de marzo el tradicional “Siluetazo” en distintos barrios, para recordar a los desaparecidos de diferentes distritos. En Vicente López, donde hubo cerca de 300 desaparecidos, el lugar elegido para la confección de las siluetas fue nada menos que la Casa de la Memoria y Resistencia Jorge “Nono” Lizaso, ubicada en Malaver y Mitre, lugar emblemático donde se reunían, desde 1973, militantes peronistas. Muchos de ellos hoy desaparecidos.

Por caso, Carlos Lizaso, hermano del “Nono” -militante montonero desaparecido en la última dictadura militar- fue uno de los cinco civiles fusilados esa noche del 9 de junio de 1956 en un basural de José León Suárez, historia que fue inmortalizada por Rodolfo Walsh en su libro “Operación Masacre”.

Foto: Pau Muzzio
Foto: Pau Muzzio

“Se convocó a todas las organizaciones barriales y políticas de Vicente López, y durante los últimos dos sábados estuvimos haciendo las siluetas, colocando los nombres de los compañeros desaparecidos”, contó a El Argentino Zona Norte (EAZN) Justo Alberto Pereira, presidente de la Casa de la Memoria. Y agregó que el miércoles 23, por la noche, salieron las siluetas por todo el distrito, priorizando lugares en los que funcionaron las fábricas en las que trabajaron las víctimas de la represión y el terrorismo de Estado.

La fotógrafa Pau Muzzio, integrante del colectivo de teatro independiente Norestada, realizó una secuencia fotográfica (que ilustra esta nota) que formó parte de la intervención. “La Casa Lizaso es un sitio de la memoria vivo, porque no fue un centro de detención, sino el lugar donde se reunían los compañeros con motivos de lucha. Retratar sus paredes y la actividad en el lugar, a 40 años del golpe, fue muy movilizante”, señaló a EAZN.

foto 8

Las pintadas de siluetas se realizaron durante toda la semana de la memoria, previa al 24 de marzo, en espacios públicos y en escuelas de todos los distritos de Zona Norte. El sábado 19, por ejemplo, el Movimiento Evita de Vicente López convocó a pintar siluetas de hombres y mujeres desaparecidos del distrito en Plaza de los Inmigrantes y Plaza Vienni. Mientras que la organización popular Ñanderoga realizó las pintadas ese mismo sábado en la estación Florida del tren Mitre, durante un festival por la memoria.

El siluetazo tuvo su primera vez el 21 de septiembre de 1983, aun en plena dictadura militar. Surgió luego de una propuesta de un grupo de artistas a las Madres de Plaza de Mayo de construir y pegar una silueta en papel por cada desaparecido y pegarla en todo lugar posible. Las Madres lo único que pidieron fue que las siluetas siempre se coloquen de pie, y no en el piso.

Esta forma de expresión interpeló a la sociedad, las siluetas los miraban desde las paredes. La ausencia de los desaparecidos se hacía presente.

Dejar una respuesta