Tres opciones para una escapada al Río

Tres opciones para una escapada al Río

El restaurante más antiguo del Delta, con la especialidad de sus ravioles; un vivero que cultiva sin tierra y un proyecto gastronómico que evoca a Spinetta en sus recetas.

Compartir

Llega el otoño y con los últimos rayos de sol las islas del Delta siguen siendo una de las opciones más elegidas para las breves escapadas en Buenos Aires, sobre todo por su cercanía y la posibilidad de visitar durante un día o un fin de semana. El Argentino Zona Norte destaca tres opciones que son nada menos que historias de emprendedores de las islas. Tres historias que abren las puertas del Delta, con su rusticidad y su forma de vida, a quienes buscan escapar de los atropellos de la ciudad.

Atelier ChezLissie es el restaurante más antiguo de las islas. Ubicado en Río Capitán 769, de la Primera Sección del Delta Tigre, es uno de los lugares por excelencia para comer los ravioles caseros. El espacio fue creado hace 50 años por Lissie y su marido, Romeo Fráncica, quienes decidieron mudarse al Delta. “Mi papá era un reconocido gastronómico en Buenos Aires, pero un día decidió con mi mamá mudarse a las islas, donde al comienzo tenían una hostería y plantaciones de frutas. Hasta que se formó el restaurante”, relata Claudia, quien hace siete años se hizo cargo del Atelier. Por pedidos, también se hace comida a la parrilla y pescados de la zona. Un gran plan para ir a almorzar y quedarse a pasar el día en su parque y en el río.

En el arroyo Espera, a 45 minutos de la estación fluvial de Tigre, se encuentra el Vivero Hidropónico Villa Mónica. Se trata de un emprendimiento que llevan adelante Mónica y Arturo, una pareja que se conoció hace más de 60 años en el mismo lugar, cuando el abuelo de ella compró la casa donde hoy funciona el vivero. Él tenía 16 años cuando fue a pasar unas vacaciones con su familia en la casa de enfrente y se enamoró de Mónica, con quien creó el vivero hace 13 años. Un emprendimiento que hoy es visitado por alumnos de escuelas y familias que van a despejarse, a conocer el lugar y a tomar cursos de este tipo de cultivos sin tierra. “Durante el verano tenemos cuatro cabañas para alojar a las personas que quieran pasar un día. Y también les ofrecemos algunas comidas sencillas, como pizzas, empanadas y ensaladas con verduras del vivero”, relata Arturo.

Barro tal vez es una propuesta distinta: un restó de comida casera, mayoritariamente vegetariana, donde Laura Mistura cocina con sus propias manos platos que son cocidos en ollas o en horno de barro. De allí el nombre del lugar que también emula a una canción de Luis Alberto Spinetta. “Es un espacio de comidas, pero también para pasar el día con propuestas culturales: hacemos conciertos, talleres y seminarios de música, percusión, y algunos que les sirven a los vecinos del Delta, como bioconstrucción, cerámica y alfarería con barro de las islas, armado de juguetes con madera”, cuenta Laura. Y agrega que el lugar también dispone de juegos de mesa, hamacas paraguayas y botes para remar, además de una habitación que se alquila por noche para dos o tres personas. “Es una casa bien isleña. No hay aire acondicionado, ni TV, ni Wifi, es hacer vida de isla y desconectar por completo de la ciudad”, promete. Este es el tercer año consecutivo que abre sus puertas en la temporada y recibe visitantes hasta abril.

Para reservas y cómo llegar

Atelier ChezLissie. Abre viernes, sábados y domingos al mediodía. Se puede pasar el día. Por reservas llamar al 4728-0043 o al 15-5563-2558. Para más información, visitar su página de FB: Atelier ChezLissie.

Vivero Hidropónico Villa Mónica. Ubicado en el arroyo Espera, para llegar tomar la lancha Interisleña y pedir bajar en el vivero. Para consultas y reservas llamar al 4728-0519.

Barro tal vez. Ubicado en arroyo Espera, antes del Torito. Muelle Puerto Melena o Barro tal vez. Por reservas llamar al 15614-56778 o escribir a [email protected]

Dejar una respuesta